(La Tercera-Pulso) Investigadores del centro científico nipón Riken aseguran haber creado la célula solar orgánica ultrafina más eficiente hasta ahora, que puede estamparse en tejidos y usarse para cargar dispositivos portátiles sin necesidad de baterías externas.

La célula fotovoltaica, desarrollada junto al fabricante textil Toray, tiene un grosor de tres micrómetros (unidad equivalente a una milésima parte de un milímetro), soporta temperaturas de unos 100 grados centígrados y tiene una eficiencia de conversión energética del 10% -la mayor hasta ahora-, dijo ayer el grupo en un comunicado.

[LEA TAMBIÉN: Dan a conocer inversor solar para paneles fotovoltaicos diseñado y hecho en Chile]