Engie Energía Chile solicitó a la Comisión Nacional de Energía (CNE) iniciar el proceso de cierre de las Unidades 12 y 13, de 85 MW de potencia bruta cada una, que forman parte de la Central Térmica Tocopilla, lo que se inserta en el proceso de reconversión hacia energías renovables no convencionales que ejecuta la empresa.

“Como parte de este plan hemos realizado un trabajo interno con políticas de empleabilidad y estamos analizando alternativas que nos permitan poner en valor la ubicación estratégica de nuestro sitio en Tocopilla. También hemos detectado que existe un gran potencial de proyectos -no solo de nuestra empresa, sino que de otros sectores y empresas-, que de concretarse serán una excelente oportunidad para inyectar recursos a la comuna y la región”, dijo Axel Levêque, gerente general de Engie Energía Chile.

Contratos

En este contexto la compañía también anunció la firma de un acuerdo con algunos de sus principales clientes “que involucra la extensión de importantes contratos de energía, cuyo suministro provendrá de fuentes de energía renovable”.

Según informó la empresa mediante un comunicado “estos acuerdos permiten iniciar el proceso de transición energética dando pasos concretos para una salida gradual de la generación a carbón y trasformando la matriz hacia fuentes renovables, que permiten avanzar en el logro de los objetivos suscritos por Chile en el Acuerdo de París y establecidos en las prioridades de la ‘ruta energética” nacional’ “.

[VEA TAMBIÉN: Engie cerrará centrales a carbón en Chile tras desechar opción de venta]

En un Hecho Esencial enviado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), Engie Energía Chile comunicó que las empresas con las que ha alcanzado acuerdo son: Codelco, para el contrato vigente por 200 MW, que incluye una extensión para el período 2025 a 2035; Complejo Metalúrgico Altonorte S.A., para el contrato vigente por 50 MW, que incluye una extensión para el período 2033 a 2037 y Compañía Minera Lomas Bayas, para el contrato vigente por 50 MW que incluye una extensión para el período 2028 a 2038 (estas dos últimas, filiales de Glencore). A estos tres contratos se agrega el acuerdo vigente por 110 MW con minera El Abra, que fue modificado anteriormente y que comenzó a regir en enero de este año.

Axel Levêque explicó los alcances de este anuncio indicando que “en Engie nos propusimos ser líderes de la transición energética, por lo que hace un tiempo comenzamos a trabajar en un plan considerando a nuestro entorno, entre ellos, los clientes, el sistema eléctrico, los colaboradores y las comunidades, con el objetivo de contribuir a la transformación de la matriz energética y a un progreso con armonía. También conversamos esta decisión con el Ministerio de Energía, que valoró la iniciativa y con quien compartimos nuestra especial preocupación por la seguridad energética y la debida mitigación del impacto social”.

El ejecutivo explicó que esta primera etapa de transición se llevó a cabo en conjunto con los clientes, “reforzando nuestro compromiso de tener relaciones de largo plazo, que permitan optimizar el suministro de energía en un entorno dinámico. En esta línea estamos siendo arquitectos de soluciones que permitan a nuestros clientes obtener ahorros en energía, disminuir su huella de carbono, mejorar la confiabilidad de su negocio y también su competitividad”.