(La Tercera-Pulso) Para las 12 horas del jueves, en el edificio corporativo de Enap, estaban invitados los nuevos directores de la empresa estatal con el objeto de presentarse y sostener una reunión informativa. Pero durante esa mañana hubo un cambio inesperado y el encuentro se transformó en la primera sesión formal del nuevo directorio de Enap, que, además, fue la primera bajo el nuevo gobierno corporativo.

Aunque la decisión provocó sorpresa -incluso algunos directores llegaron con tenida informal-, el encuentro se realizó con normalidad. La tabla consideró aspectos básicos de una constitución de directorio: se les comunicó a los nuevos integrantes la obligación de presentar una declaración de patrimonio y se eligió al secretario de la mesa, cargo que asumió el fiscal de la estatal. A esto se sumó la ratificación de Loreto Silva como presidenta de la mesa y de Gonzalo de la Carrera como vicepresidente.

Pero en el entorno del gerente general de la empresa, Marcelo Tokman, intuyeron que la movida de apurar la primera sesión de directorio -que incluyó la firma de los decretos de nombramiento de directores que habían quedado pendientes de la administración anterior- podía tener como objeto removerlo del cargo. Incluso, fuentes plantean que hay un candidato a firme del gobierno para reemplazarlo: el ex gerente general de la empresa Ricardo Cruzat.

[VEA TAMBIÉN: Nuevo gobierno corporativo de Enap debuta con mujer presidenta]

En la sesión, Tokman hizo una presentación en que repasó las cifras de la empresa bajo su gestión, en que se logró aumentar el Ebitda y las utilidades, además de mejoras de costos y aumento de producción de gas. El directorio, según fuentes, recibió de buena manera la presentación y pasó a los siguientes temas. ¿Sobre cambios a la gerencia general de Enap? Ni una palabra. Así, Tokman se mantendrá a la cabeza de la empresa, al menos hasta la próxima sesión del directorio, que según quedó estipulado en el acta no será antes de la tercera semana de abril.

Sin embargo, en medio de la reunión de directorio sus integrantes se enteraron de la publicación de una entrevista de la ministra de Energía, Susana Jiménez, a La Segunda, donde planteaba abiertamente que ella esperaría que el gerente general de la empresa fuera “alguien que tuviera buen conocimiento del sector”, además de cuestionar decisiones como la ampliación de giro de la estatal hacia la generación eléctrica. No obstante, también fue clara en señalar que el directorio debe actuar con autonomía -con la ley de gobierno corporativo de Enap ya no hay ministros en la mesa- y que la decisión sobre el gerente general le compete a la mesa y no a ella.

El timing de la publicación de la entrevista fue, según fuentes de gobierno, mera casualidad, y en ningún caso habría tenido el objetivo de pautear a los directores sobre la continuidad de Tokman. Incluso más: esta se hizo el martes, cuando no estaba todavía a firme quiénes completarían el directorio ni quién lo presidiría y mucho menos que éste se constituiría y sesionaría formalmente el jueves.

Pese a ello, la crítica hacia Enap no es nueva. Hace dos semanas, Jiménez dijo en el Congreso que, en su opinión, si Enap fuera una empresa privada “estaría quebrada”. Las críticas han generado sorpresa y preocupación en la estatal, pues Jiménez y Tokman se han reunido dos veces y en los encuentros han abordado los desafíos de futuro de la empresa.