(LaTercera) En silencio ha estado trabajando Engie para ser un promotor de la electromovilidad. La firma de energía de capitales franceses que en Chile es conocida por sus centrales a carbón en el norte del país, heredadas de GDF Suez, y que además es responsable de la línea que permitió conectar a fines de 2017 los sistemas interconectados del norte y centro-sur del país, está hoy impulsando otro negocio: la movilidad eléctrica sustentable.

De la mano del auge por el uso de los autos eléctricos, la firma está impulsando una nueva plataforma para dar un servicio integral a todo lo relacionado con esta forma de transporte. Se trata de Engie Factory, filial donde la eléctrica está ofreciendo al mercado cargadores de autos personalizados, alianzas con Transantiago y el diseño de una plataforma web para gestionar de mejor forma los vehículos eléctricos.

“Como grupo Engie, a nivel global, hemos venido desarrollando un fuerte proceso de transición energética, apostando por la descarbonización, descentralización y la digitalización. Y en esa línea la electromovilidad ha entrado como un pilar de desarrollo muy elevado, donde hemos instalado más de 50.000 cargadores en más de 980 ciudades y 26 países, y es justamente esa experiencia la que hoy Engie quiere replicar en Chile, aprovechando el máximo potencial que tiene la electromovilidad en el país”, explica Rodrigo Sánchez, Head of Green Mobility de Engie Factory.

Y aunque el ejecutivo reconoce que faltan muchos años para que esta apuesta sea rentable -dado que el mercado de autos eléctricos recién se está disparando-, de todas formas la están desplegando porque “desarrolla nuestra imagen y nos posiciona como líderes, pioneros y expertos en esta materia”.

Es que a nivel global, Engie es la eléctrica no estatal más grande del mundo y está trabajando por contribuir a tener un mundo más verde. Mensaje que la CEO de la firma, Isabelle Kocher, la tercera mujer con más poder en los negocios fuera de Estados Unidos según Fortune, se ha encargado de señalar en todas sus actividades.

La última fue en Davos, donde asistió como una de las siete presidentas del Foro Económico Mundial, y donde indicó que “el objetivo es contribuir a acelerar el ritmo de cambio hacia el progreso armonioso”.

Transantiago

Y ya han avanzado en ese sentido. A fines de diciembre del año pasado colocaron el primer punto de carga rápida para el primer bus eléctrico del Transantiago. En alianza con la china Yutong, Gildemeister -representante de la marca en Chile-, y su operador, Vule, instalaron un cargador eléctrico de 150 KW -el único de mayor potencia en el país-, que permite suministrar energía suficiente en unos pocos minutos y da un nivel de autonomía donde el bus puede realizar su recorrido sin detenerse durante todo el día.

La apuesta de Engie para el transporte público de Santiago va más allá y hoy están ofreciendo al mercado un sistema de gestión de flotas con el fin de entregar un mejor servicio. Esto incluye cargadores de flotas, sistemas tecnológicos para tener información en tiempo real tanto para los operadores como para los usuarios de los buses.

“Hoy tenemos tecnología que se aplica en ciudades como Edimburgo y París, donde el operador del bus puede tener, en tiempo real, conocimiento de sus vehículos en circulación en relación a velocidad y rutas, y también da una solución cuando, por ejemplo, hay un accidente que pueda repercutir en los plazos de desplazamiento. Con esto, el operador puede optar por otra ruta para dar un servicio más eficiente”, cuenta Sánchez.

Y Rodrigo Sánchez conoce este mundo del que está vinculado hace ocho años, primero, como gerente general de Nuevos Negocios de Empresas Indumotora y también ligado a la china BYD en Chile desde donde, con la entonces Chilectra, trabajó para traer el primer bus eléctrico piloto a Santiago, el año 2013.

Para implementar este plan, la firma ha estado hablando con los interesados en traer buses eléctricos al país, diálogo que se ha extendido por varios meses, “mucho antes que se abriera la licitación del Transantiago”, indica Sánchez, proceso que hoy está suspendido por petición del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

Pese al retraso, cuenta que “de las siete empresas que se presentaron para la licitación, cinco quedaron entusiasmadas con nuestra propuesta”. Lo que no es menor, considerando que cada operador debería tener al menos 15 buses eléctricos y otros 15 híbridos o a gas natural. “Quedamos tranquilos porque los operadores entendieron esta solución llave en mano integral donde también se les ofrece energía de forma directa, pero haciendo énfasis que esa energía es verde”, recalca.

Cargadores públicos

Otro negocio llamativo en el que está trabajando es en la instalación de cargadores eléctricos, pero públicos. Para eso están en conversaciones con inmobiliarias y retails para ofrecer el servicio, el que, de acuerdo con Sánchez, se podría concretar este año. Sin querer entrar en detalle, comenta que la idea es que en los estacionamientos los malls tengan una zona para cargar los autos eléctricos, lo mismo que en las nuevas construcciones que se están diseñando para la Región Metropolitana.

Actualmente, Engie cuenta con 14 cargadores privados instalados en el país. “Entre ellos tenemos tres puntos de carga con Hyundai. Un punto de carga en Antofagasta y dos puntos en Valparaíso, en asociación con Chilquinta -para dar la energía-. Hay otro punto en Santo Domingo y estamos en proceso para que en los próximos seis meses tengamos instalados 25 puntos más”, adelanta.

También están ofreciendo estas opciones a operadoras del ámbito privado que tengan servicios de transporte de gente y de delivery, la que además del uso de la electricidad para movilizarse, está creciendo gracias a la expansión del e-commerce. “Lo implementamos el año pasado a través de las bicicletas eléctricas, dado que aún no existían las Van eléctricas (hoy está Berlingo de Citroën). Creamos una solución que incorpora sistema de carga y gestión de tecnología asociado a la conectividad y tiempo real. La aplicación se llama MuvSmart donde ya hemos hecho más de 1.500 despachos mensuales”, explica. En este rubro están trabajando con L’Oréal y también con el café Al Grano, del doctor Rodolfo Neira y sus socias, para su servicio de delivery de comida.

Además, están ofreciendo una solución de courier corporativo a grandes empresas que tienen por objetivo reducir su huella de carbono. “De hecho, entregamos un certificado de reducción de CO2 por kilómetro recorrido”, indica Sánchez.

En el transporte de pasajeros, han diseñado una solución de carsharing corporativo, la que actualmente se encuentra en fase piloto con una flota de cuatro vehículos eléctricos. “Lo que se ofrece es una aplicación de reserva remota de los autos eléctricos que han llegado al país, pero que son de uso corporativo”, explica el ejecutivo.

[Cómo se construirán las primeras estaciones de recarga para el camión eléctrico de Tesla]