(El Mercurio) Los pequeños actores en la distribución de combustibles están aumentando su peso en el negocio. Si bien en el mercado de las bencinas predominan Copec, Shell y Petrobras, en los últimos cinco años las estaciones de servicio de “bandera blanca” han ido creciendo.

De acuerdo a cifras de Enap, firma estatal que vende a las distribuidoras el 96% de las gasolinas del país, las estaciones independientes representaban en 2012 el 2,6% del mercado, mientras que en 2017 cerraron su participación en 6,9%. Es decir, su presencia, aunque todavía pequeña, casi se triplicó en cinco años.

El gerente interino de Refinación y Comercialización de Enap, Luis Manríquez, comenta que el 55% de las ventas nacionales de combustibles corresponden al segmento retail , es decir, ventas en estaciones de servicio. Dentro de este mercado, las “blancas” representaron el 6,9% de las ventas retail de gasolinas.

“Este subsegmento ha crecido sostenidamente en los últimos años y es suministrado a través del canal mayorista y minorista de Enap. En 2012 existían aproximadamente 130 estaciones de servicio independientes a nivel nacional, mientras que actualmente existen más de 300 estaciones de este tipo”, sostuvo el ejecutivo.

Aunque existen estaciones de servicio independientes conocidas en la capital -como JLC, en Quinta Normal, y Sesa, en Providencia-, muchas de ellas se ubican en sectores rurales, por lo que, en general, venden menos que el promedio.

Es así como de las 300 bencineras “bandera blanca” en el país, aproximadamente el 78% están ubicadas entre las regiones V y VIII. En esta zona, la participación de estas estaciones independientes asciende al 8,3% del segmento retail .

Fuentes de la industria comentan que el crecimiento de este sector obedece a los mejores precios que ofrecen a los clientes este tipo de estaciones, debido a que funcionan con costos de operación más bajos y un nulo gasto en publicidad.

Si bien trabajan con bajos márgenes, obtienen rentabilidades vía grandes volúmenes de venta.

Patios de carga

Desde la estatal comentan que han ayudado a este segmento los proyectos de patios de carga, zonas donde los distribuidores minoristas pueden cargar sus camiones para abastecer sus propias estaciones de servicio o a sus clientes finales.

Manríquez destaca que Enap ha realizado inversiones en sus instalaciones de Maipú, Linares y Magallanes. Esta última, ubicada en Cabo Negro, inaugurada en enero de 2017, puso a disposición de la zona infraestructura moderna desde donde también se realizan los envíos de GLP a la Región de Aysén y la zona centro-sur del país.

Recordó que el 23 de enero pasado se inauguró un nuevo patio de carga en San Fernando, VI Región, “que contiene tecnología de punta y cuenta con dos mesas multiproductos con capacidad de carguío de tres a cuatro camiones por hora y atención 24/7”. A esto también se sumará un nuevo proyecto para construir un patio de carga en la refinería Biobío de Enap, ubicada en Hualpén.

Manríquez subrayó que esto se enmarca dentro del plan estratégico 2014-2025 que establece dentro de sus objetivos el fortalecimiento de la logística de abastecimiento de combustible.

[Enap inauguró nuevo Patio de Carga para distribución de combustibles en San Fernando]