(AméricaEconomía) Engie no pierde el tiempo. La empresa de origen francés vio una oportunidad tras el acuerdo entre los ministros de Chile y Argentina que permitirá el intercambio de gas y electricidad entre ambos países, y a través de su compañía asociada en Argentina, Energy Consulting Services (ECS), venderá gas a la operación chilena (con el previo acuerdo de reintegrar el volumen del hidrocarburo).

Tras el acuerdo del 22 de diciembre pasado, entre el Ministerio de Energía y su par transandino, Engie Energía Chile podrá comprar un tope inicial de 2,5 millones de metros cúbicos al día, cantidad que es semejante al combustible requerido para una central de ciclo combinado de 500 megawatts (MW) de potencia.

[Methanex hace mayor compra de gas de Argentina desde crisis]

ECS tiene la obligación de reimportar los volúmenes que venda a Engie Energía Chile en un periodo determinado de 240 días corridos desde la fecha de entrega. La autorización agrega también que la entrega de gas debe estar condicionada a que se asegure la prioridad de abastecimiento para la demanda nacional, si existiesen situaciones en que se requiera interrumpir el suministro.

Este es el primer swap -o contrato financiero entre dos partes que acuerdan intercambiar flujos de caja futuros, de acuerdo a una fórmula pactada- establecido entre el gobierno de Argentina y una empresa privada chilena, ya que el anterior intercambio de gas estuvo bajo la responsabilidad de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

Consultado el titular de la cartera del Ministerio de Energía de Chile, Andrés Rebolledo, por AmerícaEconomía, comentó: “Nuestro convencimiento es que ese acuerdo de swap energético es beneficioso para ambos países y nos permitirá, con reglas claras y conocidas de antemano, profundizar la relación que tenemos con Argentina”.

Desde la secretaría de Energía también comentaron que hoy el intercambio es de gas natural y que en un próximo periodo podría ser electricidad. Asimismo, se espera fluyan en ambas direcciones, teniendo como consecuencia la entrega de una mayor seguridad de suministro a los sistemas a ambos lados de la cordillera y el aprovechamiento de la infraestructura subutilizada.

Engie Chile comentó a AméricaEconomía que “el gas se usará para impulsar una herramienta que correrá dentro del caño y con ello realizar una inspección interna en la tubería. Se trata de una inspección rutinaria y de cumplimiento obligatorio en los gasoductos de alta presión”. Desde la privada aseguraron que el envío del hidrocarburo se hará por el Gasoducto Nor Andino, que es donde -explican- se va a realizar la inspección interna.

Sobre la opción de nuevas compras de gas a Argentina, respondieron que “por el momento solo está la autorización con devolución para esta inspección, lo que no descarta que en el futuro se pueda repetir con fines de consumo”.