(Reuters) – Los precios del petróleo cerraron el miércoles cerca de máximos en tres años después de que datos del Gobierno de Estados Unidos mostraron caídas de los inventarios y la producción de crudo, a pesar de un incremento de las existencias de combustibles.

Los inventarios de crudo de Estados Unidos perdieron 4,9 millones de barriles la semana pasada, aunque un incremento mayor al previsto de las existencia de gasolina y combustible contrarrestó esos datos, informó la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés).

El mercado se afirmó en parte por datos que mostraron una fuerte disminución de la producción de crudo en Estados Unidos la semana pasada. Analistas dijeron que eso pudo ser resultado de las temperaturas extremadamente bajas que se registraron en el país.

Los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos cerraron con alza de 61 centavos o un 1 por ciento, a 63,57 dólares por barril, su cierre más alto desde diciembre de 2014. Más temprano tocaron máximos desde el 9 de diciembre de 2014 a 63,67 dólares.

Los futuros del crudo Brent ganaron 38 centavos, a 69,20 dólares por barril. En la sesión, el Brent tocó los 69,37 dólares por barril, el nivel más alto desde mayo de 2015.

El mercado del petróleo ha sostenido una tendencia alcista durante semanas, lo que ha llevado a los futuros del crudo estadounidense a máximos no vistos desde fines del 2014 y el Brent está a menos de un dólar de un hito similar.

Los precios del petróleo han subido más de un 13 por ciento desde comienzos de diciembre y hay señales de un sobrecalentamiento. Analistas advirtieron que el mercado no está prestando la suficiente atención al aumento de la producción en Estados Unidos.

El martes, la EIA elevó sus pronósticos de producción de petróleo en Estados Unidos, afirmando que ahora prevé que alcance niveles récord por encima de 11 millones de barriles por día (bpd) para 2019. La producción alcanzaría 10 millones de bpd el próximo mes, sólo detrás de Rusia y Arabia Saudita.