(El Sur) Debe ser, según los ejecutivos, un trabajo innovador, pues se sigue una trazabilidad. Eso es lo que hizo la CGE en el Gran Concepción luego de concluir la revisión de 45 mil postes, una labor que incluyó la mantención, renovación y equipamiento en Biobío que superó los $20 mil millones de inversión.

Para realizar esta tarea, la firma dispuso de 53 brigadas, con un total de 265 colaboradores más una máquina de cabezal (taladora). La limpieza de la faja eléctrica se hizo en 199 kilómetros de líneas en que 9.588 árboles fueron talados.

La compañía eléctrica mostró ayer en el sector conocido como camino Los Carros, en Concepción, la labor realizada este año, que incluyó la poda urbana de árboles, algo que también se está haciendo en predios más alejados de las ciudades.

También se enseñó la instalación de nuevos equipos que no solo permiten mejorar la calidad del servicio, sino que también realizar un monitoreo a distancia y así comandar a cualquier falla o caída del sistema.

[Puente Alto y CGE firman hoy acuerdo compensatorio por cortes masivos de luz]

Esto está enmarcado en llegar a los estándares Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). En Chile las horas promedio de interrupción anual son de 15,5 horas y en el caso de países como España o Alemania están en torno a una hora al año y Estados Unidos 4.

Es así que Oscar Facusse, gerente regional Zona Sur de CGE, sostuvo que es evidente que les gustaría alcanzar estos estándares que tienen esas naciones europeas. La Agenda de Energía plantea arribar al año 2035 a niveles bajo 4 horas y al 2050 a cuotas de una o bajo los 60 minutos.

Contingencias

«Lo que exhibimos hoy (ayer) es una muestra de lo que hemos hecho a nivel regional involucra una inversión de más $ 20 mil millones, que incluye los gastos en distribución y transmisión, asociadas a los planes de tala y la instalación de equipos reconectadores junto al chequeo poste a poste», explicó.

El ejecutivo remarcó que todo está en base a la calidad del servicio, que muchas veces se ve afectada por las contingencias de invierno y verano. De ahí que el foco seguirá el trabajo con los años a fin de disminuir los tiempos de interrupción y así acercarse a los estándares de países Ocde.

En ese aspecto, comentó que el trabajo de trazabilidad de los postes, que implica la identificación de cada uno mediante un número, es casi único en el mundo, pues en otras partes se hace por polígono. En cambio, en Chile, al tener individualizado cada uno, permite un seguimiento preciso de todo.

Aparte, aclaró que en el Biobío cuentan con más de 150 equipos reconectadores, de los cuales este año instalaron otros 32 y tienen la particularidad de mejorar la calidad del servicio, puesto que divide la red, es decir, frente a una falla, la cantidad de clientes afectados es mucho menor. Adicionalmente, estos sistemas tienen la particularidad de captar información eléctrica y medioambiental.

Junto a esto, son telecomandados, lo cual ayuda a tomar decisiones en base a la información que poseen y que entregan los reconectadores sobre desconectar o bloquear a fin de prevenir alguna emergencia.

Drones

Sergio Trabold, gerente técnico de la zona Biobío de la compañía, indicó que el enfoque de todo esto es la continuidad del servicio, que entre otras cosas está la instalación de reconectadores controlados de distancia mediante un software ubicado en la base del sector Laguna Redonda, en Concepción.

Para concretar este trabajo, el ejecutivo contó que están utilizando drones, que permiten inspeccionar los postes sin necesidad de que un técnico suba.

Detalló que la tarea consistió en la revisión de cada poste, ver sus estructura, sacar imágenes y archivarlo, para así detectar fallas para luego aplicar un plan de mantención, enfocando la urgencia.

Entre los desperfectos más recurrentes están obsolescencia de la estructura, crucetas, fallas en la aislación, sobre todo en caminos rurales, golpes con piedra en los aisladores y ahora con el drone es muy fácil detectarlo. «Como todas la cosas hay una evolución. Antiguamente no existían los camiones grúas para parar los postes y entre 8 a 10 personas los subían a pulso. Por eso el drone ahora es una extensión del avance», remarcó.

Sobre el monitoreo, Libio Aránguiz, jefe de mantención zonal Biobío de la CGE, indicó que el sistema se llama Wise Power Map, un software nuevo y recién que se está implementando en la zona.

Ilustró que esta plataforma permite controlar y monitorear a distancia los reconectores. «Esta herramienta es muy útil, porque antiguamente, cuando había un sector sin energía, normalmente los clientes llamaban a la compañía para dar aviso sobre la caída del servicio. Hoy día, este control nos permite saber al instante y el lugar preciso que hay una fuente de energía con falla», apuntó.

Los equipos están instalados en varias partes de las comunas del Gran Concepción, donde opera la CGE.