(El Mercurio) Ciboulette, perejil, cilantro y hojas para ensalada, como lechuga, rúcula, espinaca y berros, no es lo único verde que produce la Agrícola Sobreterra, una empresa familiar campesina en Lampa.

Desde mayo pasado, este predio participa en un proyecto piloto para generar energía verde a través de paneles fotovoltaicos instalados sobre parte de los cultivos.

«Nos sumamos para ayudar al medio ambiente y también por su beneficio económico, porque con esto podemos ahorrar en electricidad que usamos en las cámaras de frío, las bombas de riego del invernadero y el packing «, explica Marco Aguilar, representante de la empresa, que participa en el proyecto «Agro PV: Energía solar para una agricultura sustentable», impulsado por el Centro de Tecnologías para Energía Solar de Fraunhofer Chile Research.

Además de la agrícola de Lampa, en el piloto participan otras dos ubicadas en Curacaví y El Monte (Región Metropolitana).

Sobre suelos sembrados de lechugas, papas, brócolis y otras hortalizas, en los tres predios se instalaron paneles fotovoltaicos que cubren una superficie de siete metros de ancho por 40 m de largo. Estos se ubican a 3,5 m de altura, lo que permite que bajo ellos circulen tractores y otras maquinarias agrícolas.

«Cada planta fotovoltaica producirá en torno a los 20 mil KW/hora al año, lo que equivale al consumo anual total de ocho a nueve casas», dice Marco Vaccarezza, gerente de desarrollo de negocios del Centro de Tecnologías para Energía Solar de Fraunhofer Chile Research.

Doble uso

«El concepto Agro PV es relativamente nuevo y ya se aplica en países de Europa, Japón y fuertemente en China, como una forma de enfrentar la creciente competencia por el uso de suelo y la mayor demanda energética», explica Vaccarezza. El proyecto que llevan adelante es pionero en América Latina y contó con el apoyo del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional Metropolitano.

A diferencia de las plantas fotovoltaicas que se han instalado en el desierto de Atacama o las que se ponen sobre techos de edificios y galpones en zonas urbanas e industriales, Vaccarezza destaca que en lugares como la Región Metropolitana, el modelo de Agro PV permite aumentar la competitividad del sector hortofrutícola. Esto, porque con el doble uso de suelo se aprovecha el alto nivel de radiación solar existente para abastecer al sector rural con energía eléctrica renovable, sin perder terrenos cultivables ni alterar el uso de tierra agrícola.

Los tres predios están estrechamente monitoreados con sensores de humedad del suelo, temperatura y humedad ambiente e irradiación solar, entre otros.

Resultados preliminares del piloto, dados a conocer hace unos días, demuestran que la mayoría de los cultivos que crecen bajo paneles solares no presentan inconvenientes para su cosecha, aunque se requieren al menos dos años más de monitoreo para establecer cuáles son los que más se benefician.

«La idea para que el proyecto sea escalable es ver qué cultivos funcionan mejor», explica Marnix Doorn, gerente de desarrollo de negocios del Centro de Biotecnología de Sistemas de Fraunhofer Chile Research.

Doorn señala que, hasta ahora, «hemos visto que los paneles no tienen impacto sobre el crecimiento de los cultivos que hemos probado. Además, bajo los paneles se registra una mayor retención de humedad, lo que permitiría optimizar el uso de agua de riego».

Impacto sobre la cuenta eléctrica

Los paneles fotovoltaicos de los tres predios pilotos están calculados para alimentar de electricidad hasta cinco casas durante el día e incluso entregar excedentes al Sistema Interconectado Central, los que luego se restan de la cuenta de electricidad.

Una vez que sus paneles se conecten al SIC, Marco Aguilar espera ver ahorros considerables en la actual cuenta de electricidad de su empresa, que asciende a unos $200.000 al mes. «En el día, toda la demanda energética de las casas, el packing y el invernadero va a estar cubierta por los paneles. Solo vamos a pagar lo que se consume de noche», dice, y anticipa que una vez que agreguen una batería al sistema para tener autonomía de noche, podrán autogenerar toda su electricidad.