El domingo se inició el recorrido de Santiago a Arica del primer auto solar biplazo construido en Latinoamérica. Se trata del vehículo Eolian Fénix, construido por alumnos del los departamentos de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y del Plan Común de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile.

El trayecto ha sido denominado “Desafío Santiago-Arica” y plantea un viaje de 2.040 kilómetros, explica Juan Pablo Zapater, encargado del equipo de ingeniería del Eolian. “Aparte de los paneles, tenemos cargador solar externo, son cuatro colectores de cuatro metros cuadrados extras de celdas solares para cumplir con el 100% con energía solar”, indica.

Este modelo es el primer vehículo biplaza (para dos personas) de este tipo en Latinoamérica, el cual tiene una velocidad de entre 60 y 70 km/h por carretera, para avanzar unos 300 km diarios. “Ésta es la primera instancia en que vamos a poder mostrarnos como un vehículo capaz de tener la autonomía suficiente para cruzar la mitad del país, cumplir este recorrido completamente solar”, señala Javier Norambuena, jefe del equipo de diseño.

El desafío permitirá mostrar a la comunidad las capacidades del equipo, pero también las potencialidades de las energías renovables no convencionales (ERNC), dice María Fernanda García, estudiante de Plan Común y parte del equipo de gestión del Eolian. “Más que un auto es un instrumento que ayuda a acercar a la sociedad a las ERNC. Es súper importante, porque en Chile la tecnología y la ciencia están muy alejadas de la gente y por eso el desafío Arica nos ayuda a acercar a las personas que no tienen la posibilidad de ver que las ERNC son en verdad una vía factible de energía”, asegura.

Desafío

En este proyecto han trabajado cerca de 30 personas, 16 de las cuales partirán hacia Arica junto a Eolian Fénix, el que será conducido por cuatro pilotos. De cumplirse el objetivo, serán los primeros en lograr un tramo de gran distancia en Chile sin tener que recurrir a un carro de arrastre.

“La travesía del Eolian Fénix es una cruzada épica, un desafío gigantesco para la Universidad y la Facultad, principalmente para nuestros estudiantes, porque es la primera vez que se intenta cubrir una distancia tan grande en un vehículo biplaza que utiliza la energía solar como combustible”, dice Luis Vargas, director del Departamento de Ingeniería Eléctrica (DIE) de la FCFM.

“Este viaje es importante, porque nos conecta con el resto de las provincias y regiones del país, las cuales podrán ser testigos del recorrido de este vehículo que lleva el esfuerzo de los profesores y alumnos de esta Universidad, que buscan crear y avanzar con una tecnología amigable para el medio ambiente”, agrega.

[Experto británico señala los desafíos para migrar a la electromovilidad]