GIZ y Corfo organizaron la Primera Mesa de Trabajo del Hidrógeno (H2) para la Industria, como una forma de promover esta tecnología como fuente de energía limpia y considerando los factores  de desarrollo de este tipo de proyectos.

En esta primera instancia, se puso sobre la mesa la incorporación del hidrógeno en la industria minera, entendiendo las diversas alternativas de uso, en áreas tales como transporte de carga y personal; provisión y respaldo energético.

Por parte de Corfo estuvo presente la gerente de Capacidades, Marcela Angulo y el director de Desarrollo Tecnológico de la misma entidad, Fernando Hentzschel, mientras que por parte de la GIZ, Rainer Schröer, director del Programa de Energía, y Rodrigo Vásquez, asesor del mismo programa. Finalmente el vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitran, comentó a la audiencia la gran oportunidad de Chile para incorporar tecnologías sustentables en su matriz productiva.

Tendencias internacionales

Diversos países han avanzado estos últimos años en el desarrollo de tecnologías del hidrógeno en distintos campos, tales como sistemas de transporte, logística e infraestructura de distribución. Los países con mayor desarrollo de proyectos son Japón, Alemania, EEUU (en especial el Estado de California) y China, destaca el comunicado de GIZ.

“Hoy en día, Japón utiliza el hidrógeno en una serie de sectores productivos. En Chile, país que cuenta con un total de 1.865.000 MW de potencial de ERNC, por tanto, se puede producir hidrógeno con energía solar en el norte y con energía eólica en el sur en forma económica y competitiva, para ser utilizado en la industria y también en el transporte”, dice Rainer Schröer, de GIZ.

En esa misma línea, Marcela Angulo destacó que “lo que nos convoca esta mañana es la difusión del hidrógeno como energía limpia. Fundamentalmente queremos instalar el concepto de fuente de energía limpia y competitiva, compartiendo los datos de cuán cerca estamos de que esto sea posible, discutiendo con los representantes de la industria energética, sobre cuáles son los caminos posibles para ir avanzando en para que esto sea viable en la realidad”.

Por su parte, Fernando Hentzschel explicó que “la intención de esta mesa es generar un diálogo puesto que el suministro eléctrico para la minería tiene una hoja de ruta para la reducción de sus emisiones con base en las energías renovables. Sin embargo, en el ámbito del uso de combustibles para el transporte, tiene aún un gran desafío tecnológico, dada utilizan camiones de extracción de alto tonelaje (CAEX)”.

A la sesión, que se llevó a cabo en Corfo, asistieron representantes de la industria minera, de rubros energéticos, empresas y asociaciones gremiales.