José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.
José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.

José Manuel Entrecanales: “Busco la racionalidad a la actuación de Enel y no la encuentro”

Uno de los mayores luchadores por el cambio climático vino a Chile para inaugurar el parque fotovoltaico El Romero, el mayor de América Latina. En entrevista con La Tercera, habló de los planes para Chile -llegar a los 1.000 MWh de energías no contaminantes- y analizó el resultado de la última licitación eléctrica en la que quedaron fuera por los bajos precios ofertados por Enel. También habló de cómo ve el sector eléctrico y pronosticó que en 15 a 20 años ya no habrá generación fósil.

(La Tercera) Antes de que Al Gore estrenara el famoso documental Una verdad incómoda, que hizo visibles los efectos del cambio climático, José Manuel Entrecanales Domecq’s, presidente de la empresa española de infraestructura y energías renovables Acciona, ya pensaba en cómo sería el futuro de la energía, de las emisiones y la oportunidad de negocio que se abría.

En los 90, cuando se hizo cargo de la compañía -creada en 1929 por su abuelo- vio venir los cambios. El empresario recuerda que en ese momento empezaban los acuerdos de Tokio, las emisiones de gases de efecto invernadero, el sector de la energía empezaba a tener los primeros síntomas de agotamiento. “Y en ese momento, en el año 1992, intuí que el mundo de la energía iba a cambiar. En cinco años comencé a confirmar mi intuición, dándome cuenta de que había una oportunidad de negocio unida a una oportunidad enorme de cubrir una necesidad de la sociedad que era cambiar el modelo energético”, explica el empresario.

La oportunidad se convirtió en un negocio. Acciona hoy vale 3.800 millones de euros (unos US$ 4.425 millones) y Entrecanales, con su discurso de sostenibilidad –el cual despliega con entusiasmo a través de su cuenta de Twitter-, se ha convertido en un referente mundial en la materia. No por nada los principales medios europeos y americanos lo denominan el ecoguerrero, se ha ganado un puesto como miembro del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible y se le considera uno de los personajes más informados en el tema de las energías verdes.

En medio de una intensa agenda internacional, aterrizó hace unos días en Chile para inaugurar el Romero Solar, la mayor planta fotovoltaica de Latinoamérica (246 MWp), lo cual posiciona a Acciona como un actor que crece en Chile, aunque aún la mantiene lejos del tamaño que tuvo cuando controló Enersis, entre los años 2007 y 2009, oportunidad en que se impulsó el proyecto HidroAysén.

Por eso habla con propiedad de ese tema y de otros, como la reciente licitación eléctrica, en la que participó Acciona, pero quedó fuera de carrera ante los bajos precios ofertados por Enel.

Sobre la actuación de su antigua socia en Endesa España (Acciona y Enel compartieron el control) tiene reparos: “Yo le busco la racionalidad a la actuación de Enel y no lo entiendo”, sentencia.

El ecoguerrero
Usted fue pionero al ingresar al negocio de la energía verde. Hoy, Enel, Engie, AES Corp están apostando por las renovables, ¿por qué se están sumando a este negocio?

Enel durante años fue bastante contrario. Me acuerdo que cuando era presidente de Endesa España y Enel era accionista, las energías renovables eran un asunto marginal. No desarrollarlas ni promoverlas era un axioma, hasta que se dieron cuenta de que te conviertes en un líder en eso o no vas a sobrevivir. Hoy en día está claro que la gran revolución viene de nuestro sector. Porque las fuentes de generación fósil son más caras y ese es el gran cambio.

Por años, el mensaje de las empresas tradicionales de energía ha sido que las energías renovables son caras e intermitentes. ¿Se acabó ese discurso, qué está generando la explosión de las renovables?

Con el mensaje de la intermitencia siguen. Lo que realmente ha cambiado a nuestro sector son las economías de escala, cuando en el año 2000 generábamos con eólico o fotovoltaico producíamos a US$ 140 el megavatio-hora (MWh). Cuando fuimos avanzando, creando fábricas más grandes de componentes, turbinas más grandes y eficientes y fundamentalmente los chinos desarrollaron energía fotovoltaica a mayor escala, fueron bajando los precios. Eso y una concientización social cada vez mayor en la necesidad de incorporar mecanismos de generación no contaminantes generaron más demanda, la mayor demanda más escala y la mayor escala, mejor precio.
Diría que desde hace dos años, en todos los casos superan los precios las energías fósiles en capacidad de generación y lo mismo va a ocurrir con la acumulación de las baterías.

¿En qué plazos?

Dentro de 10 años nos vamos a encontrar con que el almacenamiento de las renovables va a bajar de precio y vamos a conseguir que los sistemas se puedan sostener casi sin ningún tipo de energía fósil a un plazo razonablemente corto.

¿Desaparecerá la energía fósil?
En un plazo de 15 a 20 años ya no habrá generación fósil. Acciona está presente en 35 países y todos los proyectos que vemos, con la excepción de China -donde una economía no de mercado permite que las decisiones sean de origen político-, en todos los países, la capacidad instalada es renovable.

HidroAysén: “Tompkins tenía razón”
Acciona estuvo invertida fuertemente en Chile, fue controladora de Enersis, ¿tras la venta a Enel, cómo ha sido la apuesta de Acciona en este país?
Ha sido una evolución con varias vertientes. Primero, una de talentos. Nosotros, cuando nos salimos de Endesa, incorporamos a un personaje muy importante en Chile, que fue Rafael Mateo, quien se vino de CEO de Acciona energía, y naturalmente el conocimiento del entorno chileno y la realidad chilena ayudaron mucho. Además, desde Lagos, Bachelet, Piñera, luego otra vez Bachelet, la continuidad de convicción de los distintos gobiernos respecto de que Chile tenía que liderar en América Latina esta transición a energías limpias ha sido permanente. Me preocupé mucho de intentar convencerles, porque veía que Chile era el país que tenía el equilibrio y la estabilidad política, judicial y la falta de recursos para hacerlo. Porque si no tienes gas te cuesta menos hacer el cambio al sol o viento. Además, la sensibilidad medioambiental de la sociedad chilena es enorme.

Esa preocupación por el medioambiente también ha llevado a que se hayan paralizado muchos proyectos por la presión medioambientalista, como HidroAysén…
Yo viví el momento de Aysén, lo viví muy personalmente.

Cuando Acciona estaba en Enersis, a través de Endesa España, impulsó el proyecto…
Yo reconozco y confieso que era favorable al proyecto, porque entendía entonces, equivocadamente, como ha demostrado la historia, que era mejor desarrollar HidroAysén que instalar cinco mil megas de carbón y gas que era la alternativa que en ese entonces tenía. No veía que fuese posible sustituir una capacidad de generación como la de HidroAysén con energías renovables. Pensaba que podíamos sustituir partes, pero no todo, sobre todo en un sistema eléctrico dividido en tres bloques, donde desde el sur se podía suministrar hasta la mitad de Chile, pero llegar al norte no parecía viable, con lo cual defendía un HidroAysén sin mucho convencimiento.

¿Por qué no estaba tan convencido?
Digo sin mucho convencimiento porque afortunadamente mi querido amigo Tompkins me quitó cualquier duda y no me dejó hacerlo.

¿Tuvo muchas conversaciones con él?
Algunas. Me convenció mucho, pero yo le decía: ¿Pero entonces qué hacemos, seguir emitiendo? Y ese era un momento complicado, a mí se me producía una ansiedad por resolver el tema de las emisiones, porque para ese entonces las renovables todavía no estaban lo suficientemente desarrolladas como para ser sustitutivas de las fósiles, hoy en día sí.

Entonces tenía razón Tompkins.
A la larga, tengo que reconocer que tenía razón, ya sea porque era un visionario o un duro.

¿Qué alternativas les daba Tompkins?
No me daba alternativas más que dejar de producir, y eso no me valía como solución. Pero al final debo reconocer que el tiempo le dio la razón a Tompkins y, afortunadamente, yo intuía que algo de razón tenía. Si bien es cierto que la principal angustia de Tompkins eran las líneas de transmisión, que si bien es caro tenía solución, le ofrecimos una solución de hacerlas subterráneas en las partes sensibles, aunque era muy caro.

Licitación: “Busco la racionalidad a la actuación de Enel”
Hace un tiempo dijo que Acciona quería seguir participando en subastas de energía a nivel internacional, pero siempre que sea bajo criterios de rentabilidad. En Chile se acaba de adjudicar a Enel una subasta con precios históricamente bajos, ¿es racional lo que está pasando?

Yo le busco la racionalidad a la actuación de Enel y no lo entiendo, pero parto de la base de que una gran compañía actúa en forma racional. Ahora, la racionalidad puede estar detrás de un intento de hacer un impacto muy llamativo de visibilidad y apuesta por el sector de las energías renovables. Es un costo menor si lo que quieren hacer es un salto de imagen.

¿Y es racional llevar los precios abajo por un tema de imagen?
Por ejemplo, se ha producido un efecto muy parecido en Arabia Saudita hace tres semanas, donde la oferta del fondo Masdar de Abu Dhabi ha ofertado a $ 17,9 MWh, eso es rentabilidad cero o negativa. Yo haciendo investigación posterior, no puedo afirmar que sea 100% cierta, pero lo que me cuentan es que es una petición del reino de Arabia Saudita a los Emiratos de que su subasta tenía que ser la más exitosa del mundo y es posible que por eso se llegó a esos precios.

Pero ahí estaríamos frente a una intervención de un Estado y no a precios de mercado…
En estos momentos, en los que está ocurriendo una explosión en el mercado, yo diría que es uno de los momentos en que uno espera que haya desajustes, intentos de toma de posición, de marketing, de favores públicos de un país a otro, variables que no se darían en un sector consolidado, estable y en crecimiento, en los países en los que se dan esas variables no hay sobresaltos.

¿Cuál es su pronóstico tras esto?
Mi opinión, viéndolo a tres años, es que se va a ir calmando el mercado. Se están produciendo cosas sorprendentes, pero esperables, y es que hace pocas semanas hemos tenido la primera subida de precios de fotovoltaico de suministradores chinos, por primera vez se ha roto la tendencia, y es lógico, porque no es esperable que sigan teniendo los precios que tienen con la demanda que están enfrentando, en algún momento se les va a producir un cuello de botella en el que van a decir, ok, yo voy a producir, 10 GW más, pero el próximo MW que tenga que producir lo voy a tener que hacer en una fábrica nueva y por eso voy a cobrar más o decidir quién va a ser mi cliente.

Acciona ofertó a US$ 47, ¿ese es el precio más racional?
Hay cuatro o cinco variables que afectan los recursos naturales con los que estás haciendo la planta, tu coste de capital, tu eficiencia en el montaje y la construcción de la planta, el coste de las turbinas o de los paneles fotovoltaicos, y por último, tus expectativas de retorno. Si tú en cada uno de ellos le bajas un 10% y le añades un 10% de riesgo a cada una de esas variables, a lo mejor puede bajar de US$ 47 a US$ 37, pero nosotros no podemos permitirnos eso. Si en esta apuesta nos ganan, iremos a la próxima.

¿Cree entonces que con estos precios Enel busca reposicionar su imagen golpeada tras los cortes de suministro?
Por qué hace las cosas Enel no sé, ni me atrevo a juzgarlo. Son inteligentes, son eficientes, sus motivos tendrán. Yo puedo hablar por Acciona.

¿Qué tamaño quiere tener Acciona en Chile, cómo se proyectan como operador?
En energía en los próximos seis a siete años deberíamos tener 1.000 megas instalados. Chile es el hub que cubre Argentina, Colombia, Uruguay, Perú y Ecuador y aspiraría que dentro de esos años hayamos desarrollado 3.000 megas en la región. Pero quién sabe, porque si esta pregunta me la hubieras hecho hace cuatro años, seguramente te habría dicho que con 200 megas me hubiera dado por satisfecho. Si miras las proyecciones de la Agencia Internacional de la Energía de hace cinco años sobre energías renovables, no es que se equivocaran en porcentajes, lo hicieron en múltiplos.

Tengo la esperanza de que me esté equivocando en múltiplos y que dentro de 20 años el sector eléctrico sea exclusivamente un sector no emisor, porque, entre otras cosas, estamos llegando a una emisión límite. Ya hemos superado las 403,3 partes por millón (ppm) de concentración de CO2 en la atmósfera y el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU ha anunciado que los tres grados ya son inevitables.

Esta es una cuestión de humanidad, porque los desastres naturales cuando afectan a la gente más humilde del mundo las deja sin salida. Además, es una oportunidad de negocio, porque no olvides que yo dirijo una empresa y tengo mi ética y moral, tengo una obligación de buscar la continuidad a largo plazo de mi compañía y de mis seguidores en el futuro.

[Acciona aumentó sus beneficios en 35,2% a septiembre de este año]

Temas Asociados