Las desconocidas estrategias de las mayores generadoras en la pasada licitación eléctrica

Mientras que Enel habría apuntado a mostrar los beneficios de su brazo renovable -en medio del plan Elqui-, Colbún habría buscado marcar su posición frente a las bajas tarifas en el mercado. En tanto, Gener y Engie han salido a explicar a inversionistas su estrategia.

(Pulso) Si le hubiesen contado a cualquier experto hace cinco años que los precios de la energía caerían de los US$138 por MWh de ese momento, a cerca de US$30 por MWh en las licitaciones eléctricas para abastecer a clientes regulados, de seguro no lo hubiese creído.

La semana pasada, el sector eléctrico sumó otro récord en cuanto a precio, promediando unos US$34,7 el MWh en una licitación en donde se ofertaban unos 2.200 GWh, para ser suministrado a partir de 2024.

Sin embargo, luego de los flashes y la expectación, en el mercado han analizado con calma la estrategia que tomaron tanto los ganadores, como los perdedores y también aquellos que optaron por no presentarse al concurso.

La estrategia de Enel

Sin lugar a dudas, el gran ganador de la licitación pasada fue Enel Chile, que en asociación con el brazo verde de su matriz italiana Enel Green Power (EGP), se adjudicó el 54% de la licitación a un precio promedio de US$34,7 MWh, pero ofertando a un mínimo de US$21,5. El valor promedio fue 30% más bajo de lo ofertado en la pasada licitación, pese a que en esa ocasión también estuvo acompañado por EGP.

Según indicaron desde la empresa, el precio apostado les permitirá viabilizar la expansión por US$200 millones de su planta geotérmica Cerro Pabellón, que desarrollan junto a Enap, y que elevará su capacidad de 50MW a 100 MW; además de otros proyectos nuevos renovables.

 Sin embargo, desde el mercado comentan que más que rentabilidad, Enel habría apuntado a visibilizar el llamado Plan Elqui, el que busca fusionar a Enel Chile con EGP.

En concreto, comentan, la empresa habría apostado por un precio agresivo, pero para abastecer un volumen acotado, con el objetivo último de mostrar los beneficios del plan. Todo esto, en un contexto en que el proceso de reestructuración está entrando en el área chica, tras recibir los informes de los evaluadores y peritos, para determinar la valoración y ecuación de canje.

 Parte de ello fue deslizado por el presidente de Enel Chile, Herman Chadwick en una entrevista con La Tercera, tras el proceso. “Nosotros no nos hemos presentado a esta licitación para perder dinero. Nos hemos presentado para que con las nuevas tecnologías, con el nuevo proyecto Elqui y con todo lo nuevo que estamos haciendo en la compañía, podamos ganar dinero”, dijo.

Otros participantes, en tanto, habrían sido parte del proceso para viabilizar sus proyectos. En el caso de Atacama Energy, apostaba por hacer posible uno de los cuatro proyectos eólicos que tiene en carpeta, mientras que Cox Energy apostaba por darle el vamos al proyecto solar Vallenar, hoy en evaluación ambiental.

 El camino de Colbún

Colbún fue uno de los grandes participantes que no resultó ganador, tras haber presentado una oferta de unos US$54 MWh. Desde la plaza comentan que su objetivo habría sido dar una señal al mercado, marcando qué precios son los que ellos proyectan a largo plazo. “Colbún no está en esa condición y no estábamos disponibles para ofertar a esos precios. De hecho, los contratos más recientes (con clientes libres), son mucho más favorable que los precios que estamos viendo como resultado de esta licitación”, indicó el gerente general de Colbún, Thomas Keller, en una entrevista en Pulso.

 Los que se restaron

Los grandes ausentes en la pasada licitación fueron dos de los cuatro mayores generadores: AES Gener y Engie Energía Chile, quienes han salido a dar explicaciones a los inversionistas sobre por qué se restaron.

“Los términos y condiciones proporcionados por la subasta no ofrecieron una oportunidad atractiva para volver a contratar nuestros activos de generación existentes. La curva de indexación de precios de commodities para esta subasta en particular no nos permitió presentar una oferta competitiva”, indicó el gerente general de la generadora, Javier Giorgio, a inversionistas.

Mientras que desde Engie Energía Chile -ex E-cl- comentaron que el plazo de siete años desde la adjudicación al inicio de suministro que se estableció en la licitación, no resultaba atractivo.

“Decidimos no participar en esta subasta por tres factores: tiempo, se consideró que era una apuesta a largo plazo considerando que el suministro inicia el 2024; segundo, estamos totalmente contratados para los próximo 10 a 15 años; y tercero, debido al tamaño de la licitación esperábamos que los precios fuesen bajos, y considerando que es una apuesta a largo plazo no nos sentimos cómodos apostar a esos niveles. Eso no deja en mi opinión margen para error”, indicaron en una conferencia telefónica.

 

Temas Asociados