“En los últimos años hemos visto la fuerte aparición de dos drivers que tienen el potencial para elevar este juego (la demanda mundial por cobre) aún más”, señaló Daniel Malchuk, presidente Operaciones Minerals Americas de BHP, en una presentación en Londres en el marco de la LME Week (lea el discurso completo en inglés).

Esos dos motores, precisó el ejecutivo, son los vehículos eléctricos y las energías renovables. “Y afortunadamente el cobre está idealmente posicionado para beneficiarse del importante incremento en la demanda por parte de ambos”, añadió.

En el caso de la energía solar, Malchuk hizo hincapié en que requiere cinco kilogramos de cobre por kW, “más del doble que otras fuentes alternativas de generación”. Lo que junto a las crecientes expectativas de un mayor uso de este tipo de energía en todo el mundo, “es una enorme cantidad de cobre a obtener”, subrayó.

En el caso de los vehículos, dijo que un auto híbrido requiere 40 kgs de cobre, el doble de la cantidad de uno tradicional a combustión. En tanto que uno eléctrico utiliza todavía más: sobre 80 kgs de cobre; e incluso estimó que esa cantidad podría ser mayor.

“Como se ha visto, se espera que la cantidad global de vehículos eléctricos aumente del millón actual a unos 140 millones en 2035”, advirtió. Ante este escenario, Daniel Malchuk dijo que la demanda de cobre para abastecer a este segmento podría llegar a las 12 millones de ton, vale decir, más de la mitad del actual consumo mundial por cobre refinado.

A la luz de estas cifras, el ejecutivo justificó la apuesta de BHP por mantener y acrecentar su presencia en la producción de este commodity, con un fuerte foco en la exploración.

Estrategia de exploración

“A pesar de nuestra atractiva base, queremos más recursos de cobre en nuestra cartera. Y creemos que la mejor vía para lograr esto es a través de la exploración”, sostuvo Malchuk.

En esta línea, dijo que en un país maduro y bien establecido, como es el caso de Chile, es menos probable encontrar nuevos grandes yacimientos cerca de la superficie. Por ello, BHP está apostando también por nuevas regiones como Ecuador, donde los niveles de actividad exploratoria han sido históricamente bajos.

“Nuestra actual estrategia de exploración apunta a yacimientos de pórfidos, skarn y depósitos sedimentarios de cobre, con un foco en las Américas, y mineralizaciones del tipo IOCG en South Australia. Estas regiones alojan los depósitos de cobre más importantes que se han descubierto”, concluyó.