Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Proyecto busca incorporar energías renovables y eficiencia energética en viñas chilenas

Con el fin de promover el uso de estas tecnologías para el autoconsumo en el sector vitivinícola, 70 representantes de este rubro participaron de un taller organizado por la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y el Ministerio de Energía.

En el marco de la celebración del día nacional del Vino que se celebró el 4 de septiembre, representantes de las principales viñas del país se reunieron en la ciudad de Santa Cruz para conocer más acerca de la implementación de proyectos de energías renovables en este sector productivo, por lo que asistieron al taller “Eficiencia energética y energías renovables para el autoconsumo en el sector vitivinícola”, organizado por GIZ junto al Ministerio de Energía, el Consorcio I+D Vinos de Chile y Viñas de Colchagua.

El encuentro tuvo por objetivo entregar conocimientos sobre el marco regulatorio de estas tecnologías y dar a conocer las posibilidades de integrar las energías renovables al sector. Además, se presentó el proyecto “Nama: Energías renovables para el Autoconsumo”, que es liderado por el Ministerio de Energía y que se ejecuta a través de 2 componentes. Un componente técnico implementado por GIZ en cooperación con el Ministerio de Energía; y un componente financiero implementado por el Banco Alemán de Desarrollo (KFW) junto a Corfo, el Ministerio de Energía y AGCID.

El objetivo del proyecto Nama es promover el uso de energías renovables para el autoconsumo en la industria y el comercio. “Sabemos que en el sector vitivinícola existe cada vez mayor interés por realizar una actividad sustentable y, en este sentido, nuestros esfuerzos apuntan promover la reducción de las barreras tecnológicas y en aumentar los conocimientos de los tomadores de decisiones, así como también de la industria y de las personas en general como potenciales usuarios de las tecnologías de energías renovables”, destacó Rainer Schröer, director del Programa de Energías Renovable y Eficiencia Energética de GIZ en Chile.

Casos
En el encuentro se mostraron cómo funcionan los sistemas de energías renovables insertos en los procesos de la industria del vino. Los asistentes al taller pudieron visitar las instalaciones de Viña Maquis que, desde 2014, posee una bomba de calor geotérmica, tecnología que les ha permitido disminuir su consumo energético en un 30% y el consumo de gas en un 90%, logrando una importante reducción en la huella de carbono generada en el proceso productivo de la viña.

La comitiva visitó el sistema fotovoltaico instalado en Viña Santa Cruz, proyecto que se divide en dos áreas, una de 99 kW en el suelo y otra de 80 kW sobre el techo del Museo del Automóvil de la ciudad de Santa Cruz. La primera, cubre las necesidades eléctricas de la bodega; mientras que la segunda, sirve para el riego de toda la viña. En total, se estima que ambas instalaciones evitarán la emisión de cerca de 240 toneladas de CO2 al año y abastecerán el 100% de la energía eléctrica requerida.

Patricio Parra, gerente general de I+D del Consorcio Vinos de Colchagua aseguró que “siempre hay espacio para ideas innovadoras y que tengan resultados e impacto positivo en el medio ambiente y en el resultado económico de las empresas. Creemos que efectivamente hay interés por parte de las empresas para desarrollar proyectos de este tipo, pero también existen barreras como financiamiento inicial, falta estudios previos de factibilidad y conocimiento en la operación de las tecnologías”.

El proyecto Nama dispone de una mesa de ayuda técnica enfocada en prestar asesoría y entregar información a cualquier sector industrial interesado en implementar proyectos de energía renovable para autoconsumo analizando condiciones financieras y técnicas para su desarrollo.

El principal objetivo es la promoción e incorporación de sistemas de energías renovables en pequeñas y medianas empresas. “Buscamos orientar a los interesados, entregándoles información relevante porque sabemos que hay una importante brecha en este sentido. Los costos de las asesorías están cubiertos por fondos propios del proyecto por lo que se hacen de forma gratuita en las diferentes etapas del análisis de implementación”, comentó Stephan Remler, asesor internacional de GIZ en Chile.

[Impulsan proyecto para desarrollar instrumentos de mercado de carbono en Chile]

Temas Asociados