Aela reactiva búsqueda de nuevas inversiones eólicas y solares

La meta de la compañía es instalar en el país 600 MW de capacidad en base a estas dos fuentes.

(Diario Financiero) Cerca de un año les tomó cerrar el financiamiento para concretar la mitad de la meta que se fijaron para Chile: instalar 600 MW de capacidad en base eólica y solar.

Aela Energía firmó ayer un project finance a 18 años plazo por US$ 410 millones con un sindicato de bancos. El conglomerado está integrado por el Interamericano del Desarrollo (BID) y su filial Corporación Interamericana de Inversiones; Mitsubishi UFJ Financial Group, Sumitomo Mitsui Banking Corporation, CaixaBank, Korean Development Bank y KfW, más una línea de crédito de IVA provista por Santander.

El gerente general de Aela Energía, Rubens Romano, comentó que estos recursos cubrirán el 70% de la construcción de dos parques eólicos que la compañía tiene en carpeta los que se desarrollarán en forma simultánea, iniciando obras a partir de septiembre.

El resto del capital que será aportado por los accionistas de la firma, el fondo inglés Actis y la irlandesa Mainstream, permitirá concretar los proyectos Sarco y Aurora. El primero de 170 MW de capacidad estará emplazado en Freirina, en la Región de Atacama, mientras que el segundo, con 129 MW, se ubicará en las cercanías del lago Llanquihue, en Los Lagos.

Estos complejos cuentan con contratos de suministro con distribuidoras, que fueron adjudicados en la licitación de 2015 y entraron en vigencia en enero de este año, razón por la que por ahora están siendo cubiertos por respaldo contratado con un actor del sistema, que el ejecutivo no mencionó por temas de confidencialidad.

Más exigencias

El ejecutivo, que lleva cinco meses a la cabeza del joint venture, explicó que la combinación de dos elementos incidió en los plazos más extensos que tomó el cierre del financiamiento.

El año pasado, en las fechas en que se estaba cerrando la operación, a la incertidumbre y la percepción de mayor riesgo en torno a la elección de Donald Trump en Estados Unidos, se sumó a una postura más exigente: La evaluación de los bancos a la hora de financiar proyectos en el país, a raíz de los cambios en las condiciones del mercado, especialmente, por la baja en los precios de la energía.

“Considero que es bueno que esto suceda, porque es importante para el país que se construyan buenos proyectos y para eso es necesario que los bancos apliquen bastante criterio a la hora de aprobar los créditos y sean más estrictos en eso”, comentó.

Respecto de lo que viene, Romano comenta que en la medida en que tengan el financiamiento en la mano y en un plazo de unos 45 días activarán los contratos con los proveedores de las turbinas y las empresas que ejecutarán las obras civiles y de transmisión. Al mismo tiempo accionarán todos los compromisos sociales y medio ambientales alcanzados en el permiso del proyecto.

La idea es comenzar las obras durante septiembre, dice, avanzando en simultáneo con los dos proyectos.

Y dado que la meta de desarrollo de Aela se mantiene, una vez que las obras de los parques eólicos estén encaminadas, los equipos de la empresa reactivarán la búsqueda de nuevos proyectos para completar los 300 MW que estarán pendientes. Este proceso fue suspendido mientras obtenían el crédito.

“Ahora seguiremos adelante con nuestra estrategia de crecimiento y aunque siempre estuvimos en contacto con el mercado, ahora vamos a mirar con más atención y de una forma más activa y dedicada”, aseguró.

Añadió que se enfocarán en iniciativas eólicas y solares que idealmente tengan contratos, aprovechando lo activo que está ese mercado.

En paralelo evalúan participar en la próxima licitación de regulados, ya sea en forma directa o asociados con algún desarrollador que tenga un proyecto.