Las concesiones eléctricas conocidas como “servidumbres eléctricas” de la Ley General de Servicios Eléctricos, son un aspectos clave para el desarrollo de proyectos en la Industria, tanto en los segmentos de generación, transmisión y distribución, por lo que requieren operar en un contexto de mayor coordinación entre los distintos actores del sector público para no entrampar obras fundamentales en el sistema eléctrico.

Este es el análisis de Claudio Alarcón, gerente general de Felval Consulting Group, empresa con más de 15 años de experiencia, especializada en asesorías legales, gestión y negociación de servidumbres en proyectos de generación y transmisión. La compañía ha sido protagonista de importantes obras para la creación de la anhelada interconexión SIC-SING, como lo es la línea Cardones-Polpaico que impulsa ISA Interchile.

En este escenario Alarcón destaca que el proceso de constitución de las servidumbres es fundamental para la posterior construcción oportuna de las obras proyectadas, razón por la cual plantea que Chile debe avanzar en el fortalecimiento de los procesos público-privados en el sistema de constitución de gravámenes prediales.

“En nuestro país hemos avanzado de muy buena forma en la concepción y promulgación de leyes y reglamentos que disponen preceptos que están a disposición de las concesionarias para ser aplicados a fin de iniciar y dar continuidad a la ejecución de las obras”, sostiene el gerente general de Felval.

Por este motivo el ejecutivo plantea la necesidad de que cada una de las instituciones públicas que participan en la generación de actos administrativos, como el Ministerio de Bienes Nacionales, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC); las Secretarías Ministeriales Regionales; la Contraloría General de la República y los tribunales de Justicia, aborden el tema de buscar una fórmula para mejorar los tiempos involucrados en la tramitación de una concesión eléctrica”.

logo felval

“Todos sabemos lo que puede llegar a significar en una obra eléctrica no contar oportunamente con la resolución judicial que, por ejemplo, concede la notificación por el artículo Nº 54 del Código de Procedimiento Civil, una simple notificación por cédula de un Plano Especial de Servidumbres o, aquella que concede la toma de posesión de las servidumbres, por lo que es importante tener una coordinación ordenada para que los proyectos de inversión cumplan con los plazos previstos que requiere el desarrollo del sistema eléctrico”, precisa Alarcón.

“Las instituciones que gestionan los actos administrativos para gravar con servidumbres el mismo predio fiscal podrían avanzar con medidas como que sus bases de datos tengan comunicación informática y validaciones de control entre ellas”, agrega.

Felval también opera en Perú, donde nos encontramos realizando una labor muy vinculada a algunos servicios públicos de ese país, los cuales poseen un sistema para establecer las servidumbres muy parecido y, a la vez, muy distinto a Chile”.

“Las legislaciones en materia de Concesiones Eléctricas en Chile y en Perú son muy similares. Sin embargo, las consideraciones que se han de tener a la hora de materializar la toma de posesión, el pago de las indemnizaciones o algunas otras, son radicalmente distintas. Y esa experiencia práctica en mi opinión debe ser un aspecto a valorar por las operadoras”, precisa.

Por todo esto Alarcón afirma que “la modernización de las instituciones favorecería al sector público, al privado y al desarrollo de Chile”.

TENDENCIA_FELVAL