Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
06 de noviembre de 2015. Andres Romero, CNE. Foto: Juan Carlos Recabal
Andrés Romero, secretario ejecutivo de la CNE. Foto: Juan Carlos Recabal-Revista ELECTRICIDAD.

CNE: “Analizamos incorporar el almacenamiento (eléctrico) a licitaciones de transmisión”

Desde el Gobierno son optimistas respecto a estos proyectos que buscan dar flexibilidad al sistema. Además, el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía detalla que el plan de expansión 2017 podría incluir cambios para reducir las inversiones en grandes obras de transmisión.

(Pulso) Almacenamiento. Esta es la meta que tiene entre ceja y ceja el Gobierno para obtener una mayor flexibilidad en el sistema eléctrico, para poder lidiar con la ola de oferta de energía intermitente que presenta el sector por la incorporación de las tecnologías solares y eólicas. De hecho, al interior de la Comisión Nacional de Energía (CNE) también lo ven como una opción para diferir inversiones en transmisión, ya que permitiría gestionar la oferta. “Estamos desarrollando ya nuestro plan de expansión 2017, que estará a fines de este año, donde estamos contemplando los sistemas de almacenamiento como una alternativa, por lo tanto, a fines de este año podríamos proponer dentro de nuestro plan de expansión un sistema de almacenamiento como una alternativa a un sistema de transmisión tradicional, que lo constituyen líneas y subestaciones”, indicó el secretario ejecutivo de la CNE, Andrés Romero.

[Proyectos eléctricos caen a su menor nivel a un año de licitación récord]

¿En qué están trabajando al interior de la CNE?

-Nosotros queremos poner en el centro de la discusión el cómo generamos flexibilidad en la operación del sistema eléctrico, porque todas las proyecciones nos indican que las energías renovables van a ser cada día más baratas. Es más, acaba de salir un reporte de Bloomberg Energy Finance que indica que el costo nivelado de la generación eólica debería bajar otro 50% en los próximos 20 años respecto a lo que tenemos hoy día. En el caso solar, debería bajar un 66% al 2040.

Chile tiene un enorme recurso solar y eólico, por lo tanto por una cuestión de mercado, y no por objetivos ambientales u otros, vamos a tener cada día una mayor penetración de energías renovables que son variables, y por lo tanto generan una muy buena noticia, tenemos energía propia, económica, limpia, disponible, pero que nos genera un enorme desafío en términos operacionales.

¿Qué tipos de desafíos?

-El gran desafío que va a tener el sistema en temas operacionales y regulatorios, es cómo generamos un sistema más flexible, remunerando y adaptando el sistema a esa flexibilidad. En ese sentido, cobran mucha importancia los sistemas de almacenamiento. Los especialistas en la materia opinan que los sistemas van a ir mutando respecto al total de los recursos que involucra, donde la mayor proporción se la lleva la energía y una menor proporción -en cuanto remuneración- son los servicios complementarios. Ahora, los sistemas se van a ir equilibrando: la energía será más barata y los servicios complementarios van a contribuir a un mercado mucho más fuerte.

¿Por qué desde el Gobierno son positivos con este mercado?

-El almacenamiento es un muy buen recurso de servicio complementario, porque por una parte colabora en el control de frecuencia, pero por otra también puede responder de manera rápida a gestionar otro tipos de servicios complementarios que requiere el sistema. En el fondo, partidas rápidas o bajas de generación, se transforman en un recurso de servicio complementario muy importante. Por otra parte, es relevante en materia de transmisión y con la nueva ley, lo que la CNE ya está analizando es si nos conviene tender un nuevo circuito, un nuevo sistema de transmisión hacia el norte con subestaciones, etcétera. O, si lo más eficiente es tener un gran sistema de almacenamiento que nos permita ahorrar energía durante el día y transmitir esa energía durante la noche, no necesitando duplicar el sistema de transmisión. En concreto, lo que estamos analizando es, ¿vamos a tener que tirar un nuevo circuito hacia el norte? ¿vamos a tener un nuevo Cardones-Polpaico, o un Polpaico-Crucero? Y frente a esto, la alternativa que estamos evaluando son los sistemas de almacenamiento, que se presentan con un recurso de transmisión muy importante. Por eso analizamos incorporar el almacenamiento a las licitaciones de transmisión.

¿Sería algo que llevaría a cabo el Gobierno o privados, con una licitación?

-Como un recurso de transmisión que se licita.

En estas licitaciones de almacenamiento, ¿podría participar, por ejemplo, Transelec, considerando que tiene restricciones para ingresar al negocio de la generación?

-Cualquiera. Porque este sería un recurso de transmisión, y todo tipo de tecnología. Podría participar una tecnología como el proyecto de Valhala o un proyecto de almacenamiento como una batería.

¿Qué hay detrás de esta idea de evitar los sistemas tradicionales de transmisión?

-El análisis que tenemos que hacer es de costo eficiencia, y además de incorporar los nuevos criterios de la ley de transmisión, que se refieren a resiliencia del sistema, a competencia, y también a temas sociales y ambientales. Lo dijimos cuando tramitamos la ley de transmisión, no es posible pensar que vamos a necesitar un franja de par de kilómetros para soportar líneas de transmisión en nuestro sistema; primero, porque no está el territorio, y segundo porque ambiental y socialmente no va a hacer posible. Por lo tanto, justamente la nueva ley de transmisión nos autorizó para analizar distintas alternativas en ese sentido. Por eso que la combinatoria de elementos que nosotros estamos analizando tiene que ver con esta serie de factores como costo eficiencia, comparar cuál es el costo de construir y operar una línea de transmisión con las subestaciones correspondientes, versus tener un sistema de almacenamiento con el sistema que sea y segundo, los impactos sociales y ambientales.

¿También sería más costo eficiente en términos de plazos?

-Puede ser que parte del análisis sea ese. Nosotros estamos contemplando que una gran línea de transmisión no se demorará menos de ocho años, y dentro del análisis económico por cierto entra el plazo de concreción de los proyectos, y en el fondo, la factibilidad de llegar a dar solución en el plazo que la planificación está viendo que se requiere una solución.

Respecto a los servicios complementarios, ¿cómo ha ido avanzando ese reglamento?

-Nosotros tenemos contemplado doce sesiones, vamos en la sexta, vamos avanzando bien en la discusión, ha sido muy interesante, y tenemos contemplado tener el reglamento en noviembre de este año.

Hoy Transelec está a la venta, justo a meses de que se publicara la nueva normativa del sector. ¿No ven eso como una mala señal?

-La señal más clara que está entregando el mercado es que participaron 12 empresas de manera inédita en un proceso de licitación. La señal más clara es que el mercado ha hablado respecto a la ley de transmisión. Nosotros estamos satisfechos respecto de la visión del mercado respecto a nuestra regulación en transmisión.

¿No hay un mea culpa por no haber derogado el hecho de que una transmisora participara en otros mercados eléctricos como la generación?

-La ley de transmisión no tenía por objeto tratar la organización industrial del sistema eléctrico. Segundo, acabamos de tener una misión de la OCDE que está haciendo un análisis de la política energética de nuestro país, aún no es oficial, pero uno de los elementos que la OCDE plantea como buena práctica es la desintegración total del sistema.

Temas Asociados

  • Rafael Friedmann

    Importante acelerar la expansion del mercado de oferentes de servicios y productos para eficientar el uso de la energia. Esto se puede hacer en areas que requieren refuerzos tanto en el sistema de distribucion como transmision. Aparte se puede buscar fomentar la generacion cerca de los nodos de uso para reducir las cargas al sistema de transmision. Y todo esto se refuerza dando cabida a un mercado de transacciones electricas donde la demanda puede seguir a la oferta y donde el almacenamiento viene en muchas formas y no solo como baterias o embalses (por ejemplo, vehiculos electricos, enseres electricos, pre-calentamiento/enfriamiento de edificios, etc).