(Diario Financiero) Lipigas quiere seguir creciendo y no sólo geográficamente, sino que también ingresando a nuevos nichos de negocio. La nueva apuesta de la distribuidora de gas es la generación eléctrica.

“Nuestros ejes están en potenciar dos flancos: la presencia geográfica, creciendo en Perú y Colombia, y los productos y en esto último estamos tomándole la temperatura a lo que es el negocio de los pequeños medios de generación eléctrica distribuida”, comentó el presidente de la compañía, Juan Manuel Santa Cruz, tras la junta ordinaria de accionistas, la primera tras la apertura en bolsa y en la que Gabriel Ruiz-Tagle se integró como director independiente.

El gerente general de la distribuidora, Ángel Mafucci, precisó que en primera instancia tienen previsto instalar un primer parque de motores a gas licuado en Concón, el que tendrá 6 MW de capacidad y en el que invertirán US$ 6 millones.

En paralelo, dijo, ya están evaluando otras dos instalaciones similares en las ciudades de Puerto Montt y Osorno, con las cuales inyectarán directamente al sistema eléctrico.

En lo que respecta al plan para extender la presencia del gas natural a nuevas zonas del país, que para ellos considera nueve ciudades y US$ 70 millones, el ejecutivo dijo que acaban de iniciar las obras en la ciudad de Curicó, la cuarta de este programa.

Otra de las evaluaciones que está haciendo la firma ligada a las familias Noguera, Santa Cruz, Vinagre, Yaconi y Ardizoni, es replicar en Perú y Colombia el terminal marítimo que hace dos años tienen en Quintero y que les permitió importar directamente este hidrocarburo.