(Pulso) Por unos $2 millones una familia promedio podría producir su propia energía y reducir su cuenta eléctrica, cifra significativamente menor a los $6 millones que implicaba esa inversión hace sólo un par de años.

La razón de tal descenso dice relación con factores tanto externos como internos. Por un lado, hoy más empresas y de todo tamaño han ingresado al negocio de la instalación de paneles solares, a lo que se suma el ‘ofertón’ de insumos que hay a nivel internacional, como consecuencia de la sobre producción de paneles.

Y es que según explican en la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol), cada vez es más conveniente que uno produzca su propia energía eléctrica y, en el caso de tener excedentes, acogerse a la Ley NetMetering o Ley de Generación Distribuida, que tiene por objeto otorgar a los clientes de las empresas distribuidoras el derecho a generar su propia energía eléctrica, auto consumirla y vender sus excedentes energéticos a las empresas distribuidoras. Esto, ya que los precios se han reducido significativamente.

“Por ejemplo en la casa promedio chilena, donde el consumo anual de electricidad es de 2.000 KWh, esos se pueden generar con un sistema de cinco paneles, y para eso necesitamos unos 9-10 metros cuadrados de techo. Necesito además cableado, conectarlo a la red, hacer la tramitación con el distribuidor ante la SEC, un par de detalles más, y ese sistema hoy podría costar alrededor de $2 millones. Entonces con una inversión de $2 millones cubro el consumo completo de mi hogar, pero eso no significa que estoy llevando mi consumo a cero”, explicó.

Esto último, ya que la tarifa hogar se compone tanto de energía como de potencia, y sólo la primera podría ser reducida utilizando paneles solares.

“Ha habido cambio en los precios de los paneles, de las estructuras y de los inversores y también en la mano de obra. Hace unos años no habían tantas empresas que se dedicaran al tema. Además, ha habido una curva de aprendizaje, de lo que significa instalar paneles solares en Chile, la ley de NetMetering asociada también tiene dos años; entonces, hace tres o cuatro podría haber costado hasta tres veces más que ahora”.

Uno de los grandes grupos que ha ingresado con agresividad a este segmento es la italiana Enel, a través de su filial Enel Distribución, anteriormente conocida como Chilectra. Esta ofrece paquetes que van desde los $2,19 millones hasta los $4,19 millones, lo que varía dependiendo a su generación estimada anual, la que puede ir desde los 1.500 kWh/año con cuatro paneles, a los 4.500 kWh/año con 12 paneles.

En tanto, el grupo CGE, controlada por la española Gas Natural Fenosa, también ha optado por ingresar a dicho negocio, al incluir dentro de sus servicios la provisión e instalación de paneles solares fotovoltaicos para generación de energía eléctrica.