Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Hacienda y economistas confrontan visiones y responsabilidades por bajo crecimiento de Chile

El ex presidente del Banco Central y actual investigador del CEP, Rodrigo Vergara, llama a las autoridades a reconocer que ha habido una serie de políticas internas que han dañado la inversión. 

(El Mercurio) El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, instó a no dejarse llevar por el pesimismo sobrerreaccionando a datos puntuales, al tiempo que expresó su preocupación por cierta politización del debate público.

Durante su presentación, se refirió a las implicancias para Chile del nuevo orden mundial, a los avances en la agenda de modernización del mercado financiero y a la coyuntura económica interna. Sobre este último punto, indicó que el comportamiento de la actividad fue mejor al esperado en enero y reiteró que febrero será muy malo debido a factores transitorios como la huelga de Escondida, la comparación con un año bisiesto y los incendios forestales. “No tenemos que caer en la desesperación por un mes. Podemos crecer más y es importante que no nos dejemos guiar por el pesimismo”, comentó.

En cuanto al escenario global, planteó que en los últimos años el comercio mundial ha tenido un lento crecimiento. “Los críticos dicen cómo este gobierno no crece, si el mundo está creciendo. Es verdad, el crecimiento mundial de estos tres años es más o menos estándar, pero resulta que el crecimiento de las importaciones reales de nuestros socios comerciales es completamente distinto y eso es lo relevante… Hemos tenido que vivir en un momento complejo de bajo crecimiento de las importaciones de nuestros socios comerciales”, argumentó.

Explicó que la implicancia de mediano plazo de este tema tiene que ver con nuestra capacidad de hacer nuevas cosas para exportar, agregó. “Todos estamos de acuerdo en que Chile tiene que ser un país abierto, pero la idea de exportar y que ese sea el motor se ha ido perdiendo gradualmente. Y no es en este gobierno, es desde hace mucho tiempo, y esta es una invitación a reflexionar sobre eso”, enfatizó.

“Algunos leyeron (mi análisis) equivocadamente como un intento de culpar a los empresarios o tender una cortina de humo sobre lo que está pasando”, agregó.

Acerca de los problemas de confianza en Chile, manifestó que distinto es lo que dice el mercado bursátil el cual acumula un retorno sobre 8% (anual) desde que comenzó el gobierno y de 15% desde mediados de 2015. “Desde el punto de vista estrictamente de lo que los mercados dicen, creo que las cosas se ven bastante mejor a lo que uno podría leer de esto en los diarios”, comentó el ministro.

¿Por qué no repunta entonces la inversión? El ministro indicó que los mercados financieros miran hacia delante y las inversiones toman más tiempo en materializarse. En los últimos dos años la bolsa local sube más que en los mercados emergentes, lo que en su opinión muestra que los inversionistas tienen una mejor apreciación, distinta del pesimismo habitual que se ve en el país.

Como principal foco de preocupación externa, Valdés mencionó la política tributaria del Presidente Trump en EE.UU. que apunta a reducir la tasa de 35% que grava a las empresas y de 15% que tributan los dividendos, y establecer un arancel aduanero de 20% a las importaciones, lo que afectaría a todos los países.

Vergara critica falta de autocrítica en recientes declaraciones de ministros de Hacienda y de la Segpres

El ex presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, consideró poco afortunadas las opiniones vertidas por los ministros de Hacienda y Secretario General de la Presidencia el fin de semana sobre las causas del bajo crecimiento en Chile.

Aunque consideró que en el seminario de Compass el ministro Valdés matizó sus opiniones, comentó que tales declaraciones fueron percibidas como “tirar la pelota para el corner” y no reconocer que el problema han sido las malas políticas públicas que se han aplicado.

“Hablar algo así como que a los empresarios, a los inversionistas, simplemente se les habían acabado las ideas y estábamos estancados por una serie de factores estructurales, y que no tenían nada o poco que ver con la coyuntura local, es un error, una falta de autocrítica que es preocupante”, enfatizó.

Si bien dijo no desmerecer que existen problemas estructurales que mejorar, por ejemplo, en el ámbito de la investigación y desarrollo, consideró importante reconocer que ha habido una serie de políticas que han dañado la inversión, el emprendimiento, la innovación y finalmente el crecimiento.

En su opinión, cuando las políticas públicas son razonables y buenas, los empresarios van a reaccionar positivamente y el país retomará una tasa de crecimiento más relevante.

Como primer paso para mejorar el crecimiento señaló que hay que reconocer los problemas que tenemos. “En la medida que reconozcamos el problema, enmendemos las políticas, estoy seguro que el país va a retomar mayores tasas de crecimiento”, enfatizó.

Vergara hizo hincapié en que pese a que hay una recuperación en la economía mundial, y el precio del cobre ha subido en forma significativa, la economía doméstica no se recupera. Le sorprende la debilidad que sigue mostrando la economía chilena, con un muy mal cuarto trimestre de 2016 y un primer trimestre de este año que se espera que también sea bajo.

“Es cierto que hay elementos puntuales: Escondida, el día menos de febrero este año y los incendios son cosas que afectan, pero sumando y restando, la economía chilena sigue mostrando bastante debilidad, particularmente en inversión”, agregó.

Asimismo, planteó que es difícil decir si ya pasó lo peor dado que ha habido muchas veces “brotes verdes” que han sido muy transitorios. Lo que sí, le parece que estamos en un mal momento de la economía y dado las bajas bases de comparación y la recuperación del precio del cobre, lo que cabe esperar es que el crecimiento promedio en los próximos trimestres sea algo más de lo registrado en los últimos dos trimestres. “Depende de muchos factores y creo que el político es uno de ellos”, acotó.

Por otro lado, Vergara declinó responder una consulta sobre el curso de la política monetaria y si hay espacio para más ajustes, dado que solo hace tres meses dejó el instituto emisor. Se limitó a señalar que confía plenamente en el Banco Central, en lo que hacen y van a hacer. “Tengo la mejor opinión de sus autoridades”, comentó.

De Gregorio cuestiona atraso en baja de la tasa de interés de parte del Banco Central

Crítico de las decisiones del Banco Central se planteó el ex presidente de la institución, José De Gregorio, quien consideró que la política monetaria no está actuando con la debida premura, dado la evolución del crecimiento y de la inflación, por lo que debería haber bajado antes la tasa de interés.

Recordó que en septiembre de 2015 el instituto emisor proyectaba para 2016 un crecimiento del PIB cercano a 3% y una inflación de 3,7% a diciembre. En los hechos, el PIB creció en torno a 1,5% y la inflación llegó a 2,7%. En ese entonces, relató, el supuesto de trabajo del Central era que la tasa de interés de política monetaria (TPM) estaría en alrededor de 3,5%.

Siguiendo la regla de Taylor que se usa en Estados Unidos para describir la política monetaria, las desviaciones de estos datos indicarían que la tasa debería ser 2,25 puntos menos de lo anticipado, es decir -subrayó-, de 1,5%.

Aunque dicha regla es discutible y puede entregar resultados exagerados, dado que, por ejemplo, mira la inflación actual y no a futuro, De Gregorio opinó que es un buen punto de partida para la discusión: “Indicaría que bajar 25 o incluso 75 puntos base de manera muy pausada, no sería suficiente. La materialización de los riesgos a menor crecimiento y mayor inflación han estado claramente más cargados por el lado de menor actividad”.

El economista planteó que un movimiento más profundo a la baja de la TPM “puede requerir una reversión de política más anticipada y pronunciada”. Su análisis es que en dicho escenario el crecimiento sería más alto, con un tipo de cambio más depreciado, aunque no exageradamente, y mayores presiones inflacionarias requerirían de una reducción del estímulo.

Por otro lado, dijo que un aspecto relevante es que la debilidad de la confianza genera “pesimismo de políticas”, con lo cual es usual escuchar que en este escenario la política monetaria no tiene efectos. “Esto no es así, aunque de acuerdo a investigaciones recientes, un aumento de la incertidumbre reduce la efectividad de la política monetaria, no la anula. Pero si fuera menos efectiva, la solución es ser más agresivo, no inactivo”, explicó.

Sobre la desaceleración de la economía, dijo que fue golpeada por el fin del boom de las materias primas, pero, además, la demanda se ha debilitado por el deterioro de la confianza a causa de las reformas, los casos de corrupción y el debilitamiento del sistema político.

Sobre las reformas prioritarias, planteó pensar seriamente en incentivar la inversión y entrar en el sistema tributario, por ejemplo, con un impuesto al flujo de caja para una depreciación inmediata.

Dijo que Chile llega tarde a las reformas. Así ocurrió en el caso de la educacional cuya discusión debió partir en 2007 y no en 2011. Hoy en día lo importante es que la reforma de pensiones salga durante este gobierno y no sea bandera de lucha en las elecciones, enfatizó.

Velasco advierte que el “experimento populista” en EE.UU. será prolongado

El ex ministro de Hacienda Andrés Velasco comenzó su exposición en el seminario de Compass poniendo énfasis en el escenario externo, en especial en la situación por la que atraviesan Estados Unidos e Inglaterra. Catalogó de “un ataque del peor tipo de populismo” lo que les está pasando a las principales economías y señaló que el hecho de que en América Latina se haya inventado el populismo permite tener una óptica que ayuda a desentrañar lo que ocurre.

Advirtió que el proteccionismo de EE.UU. va a debilitar a los exportadores, “con una política muy mala y con un debilitamiento fuerte y preocupante de las instituciones”. “Todo hace pensar que el experimento populista de EE.UU. va a durar más y no menos”, sentenció.

Sobre el escenario interno, fue enfático al decir que no le gusta el actual gobierno, aunque destacó la labor que ha realizado el ministro Rodrigo Valdés. “Tenemos la capacidad, todavía, de atraer al servicio público a gente de primer nivel”, comentó. Circunscribió los principales problemas domésticos a las legislaciones laboral y tributaria y al régimen de aprobación e implementación de inversiones.

El economista hizo un llamado a “hablar en serio de crecimiento”, y preocuparse de qué se va a exportar en los próximos 30 años. “Todos los países que han crecido rápido por períodos acelerados de tiempo es porque diversifican sus economías. Los países ricos son países diversificados”, dijo. Planteó que al respecto hay responsabilidad en el mundo político, pero también en el empresarial y académico. Hizo hincapié en que hay que volver a poner el foco en el crecimiento, que se ha descuidado en los últimos años.