Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

GNF tendrá que volver a negociar con Colombia por Electricaribe

Esto, una vez que comunique al tribunal arbitral del Banco Mundial la controversia por la intervención y liquidación de su filial caribeña.

(Pulso)Gas Natural Fenosa -que en Chile controla CGE- tendrá que volver a intentar una solución negociada con el Gobierno de Colombia sobre el conflicto por Electricaribe cuando comunique al Ciadi (tribunal arbitral del Banco Mundial) la controversia por la intervención y liquidación de su filial caribeña decretada por el Ejecutivo de Juan Manuel Santos. En agosto, la compañía se limitó a hacer un preaviso informal, pero en breve, tal como anunció el martes, iniciará el trámite formal para el arbitraje al amparo del Tratado de Protección Recíproca de Inversiones (APRI) entre España y Colombia.

Las nuevas negociaciones son obligatorias y durarán al menos tres meses, aunque, como ocurre en muchos casos similares, podrían ser un mero trámite. Según fuentes empresariales, en la reunión que mantuvieron el lunes en Bogotá el presidente de Gas Natural, Isidro Fainé, y el de Colombia, Juan Antonio Santos, ambos dejaron la puerta abierta a un posible entendimiento. No obstante, Gas Natural Fenosa se niega a la capitalización de Electricaribe que exige Colombia, en tanto no se les dé garantías de poder cobrar a los clientes (los impagos acumulados en la región, origen del conflicto, rondan los EU1.300 millones) y se controle el fraude de una región con un alto índice de pobreza.

La Superintendencia de Servicios Públicos de Colombia anunció el martes, día en que terminaba el plazo de la intervención que ha durado cuatro meses, que la compañía será subastada y se concederá al precio que determine el marcado a otro operador. Gas Natural pedirá al Ciadi un justiprecio que el grupo no ha desvelado. El valor contable de la filial, en la que tiene un 85% del capital, es de 475 millones de euros.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, aseguró hoy que la situación de Electricaribe no era sostenible por una “falta de seguridad jurídico-económica”. El presidente de Repsol, uno e los principales accionistas de Gas Natural, con un 20%, explicó en la Cadena Cope que, por lo que él conoce, “nadie pagaba a la compañía”, mientras que “el operador, Gas Natural Fenosa, tenía que hacer inversiones para mantener el servicio”.