ISA entregará por fases línea Cardones-Polpaico y gobierno crea mesa para monitorear unión SIC-SING

La firma colombiana podría incluso adelantar la entrada en operación de uno de los tres tramos del tendido, aquel que permite la interconexión.

(Diario Financiero) El gobierno, a través de la Comisión Nacional de Energía (CNE), instaló una mesa de trabajo para monitorear el real avance de las obras asociadas a la interconexión de los principales sistemas eléctricos: los interconectados Central (SIC) y del Norte Grande (SING).

Trascendió que a esta instancia fueron convocados, además del nuevo Coordinador Eléctrico Nacional, las cinco empresas que ya cuentan con instalaciones o están desarrollando proyectos que estarán involucrados en la unión de estas redes. A las reuniones que habrían partido hace un par de semanas, han asistido Transelec, Saesa, Celeo Redes (ex Elecnor), TEN e Interchile.

Estas dos últimas tienen en sus manos las piezas más sensibles y claves de ese engranaje: la línea que conectará los sistemas y la que reforzará el SIC para aumentar el volumen de energía que podrá transportarse desde el Norte Grande y Chico hacia la Región Metropolitana.

Conocedores de este proceso comentaron que el trabajo de este grupo apunta a sincerar el real estado de avance de las obras en cuestión y la situación de las instalaciones existentes a las que se conectará la infraestructura en construcción. Todo con el objeto de establecer el cronograma de la interconexión, un proceso que debe realizarse por fases, dado lo complejo de estos sistemas y los alcances que cualquier falla podría tener.
Planteamiento de Acera

Si bien el objetivo detrás de la unión del SIC y el SING es traer más energía desde el norte hacia el centro, lo que incluye todo el potencial de energías renovables no convencionales que está disponible en mayor medida entre las regiones de Coquimbo y Antofagasta, el retraso en parte de las obras de la línea Cardones-Polpaico, que lleva adelante la filial de la colombiana ISA y es vital para incrementar el volumen de energía que llega desde el norte, motivó a la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera) a plantear la posibilidad de que este tendido entre en operación por fases. Esto, con la idea de poder enviar hacia el norte la producción de las centrales ubicadas en la parte alta del SIC, que actualmente inyectan su energía a costo cero o están obligadas a “verterla” porque no es posible trasladarla hacia donde está la demanda.

Trascendió que un insumo que recibió la CNE es la confirmación de Interchile de que sí puede poner en operación dos de los tres tramos.

Lo que con mayor seguridad podría entrar, incluso antes de diciembre, plazo máximo establecido, es la parte más al norte del proyecto, que con unos 150 kilómetros de extensión entre Copiapó y Vallenar, conecta con la línea de TEN.

Conocedores del tema añaden que el segundo tramo, que consta de unos 200 kilómetros, entre la subestaciones Maitencillo y Pan de Azúcar, esta última en la Región de Coquimbo, podría incorporarse también, quizás con un leve retraso.

Lo que se ve más complicado, comentan, es la tercera parte, que no ha estado exento de problemas, como el rechazo de una de las variantes al trazado, que la empresa propuso para evitar pasar cerca de Zapallar.

A ello se suma que en algunas zonas de esta área, donde Interchile ya tiene concesiones, los propietarios siguen impidiendo la entrada de las cuadrillas a cargo de las obras, lo que incluso ha motivado la intervención de la Fuerza Pública, según han consignado medios regionales.

CEN advierte limitaciones de capacidad por retraso de Interchile

Un análisis del Coordinador Eléctrico Nacional (CEN), entidad que sustituyó a los Centros de Despachos Económicos de Carga (CDEC) del SIC y SING, respecto de los escenarios para la futura interconexión de estos sistemas, adelanta que la evolución propia de la red para concretar este hito considera que la línea de Interchile comience a operar por tramos.

Advierte, además, que mientras ese tendido no esté disponible en su totalidad, será necesario mantener una limitación en el volumen de energía que circule por el sistema integrado.

De esta forma, la entidad considera que la primera fase estará focalizada en el SIC y en la puesta en servicio de la conexión de TEN con la nueva subestación que construye Interchile, la que a su vez debe unirse con la infraestructura existente en Cardones. Acá también se considera la disponibilidad de una central de Engie Energía Chile que está en Mejillones y que la firma redireccionará para abastecer al SIC.

La fase dos, añaden, sigue focalizada en el sistema del centro sur y acá se considera la entrada de todos los enlaces de Cardones-Polpaico, mientras que la tercera etapa implica las dos redes integradas mediante el desarrollo de la obra Kapatur–Los Changos, a cargo de Transelec.

Una cuarta fase, planteada como caso de sensibilidad, analiza la interconexión SIC-SING con un retraso de Interchile.

Entre las conclusiones de estos estudios figuran los desafíos que plantea la puesta en funcionamiento de la interconexión y la operación posterior, lo que incluso requerirá análisis adicionales y más detallados que llevarán adelante en los próximos meses.

En lo inmediato, dicen, la conexión de TEN no implicaría cambios relevantes en la operación, mientras que en la fase asociada a la entrada de la línea de Interchile serían necesarias medidas adicionales para el control de tensión y adaptar algunos automatismos en el norte del SIC.

Ante un retraso de las instalaciones de la colombiana, los estudios indican que en régimen, habrá que limitar las transferencias de energía en algunos escenarios, hasta completar el ingreso de esa línea.

[Los retos en seguridad tras la interconexión SIC-SING]

 

Temas Asociados