Foto referencial.
Foto referencial.

Mayor producción de petróleo en EEUU amenaza efectividad del acuerdo de la OPEP

La iniciativa, que busca disminuir la oferta de crudo en el mercado, estaría siendo opacada por el fortalecimiento del mercado norteamericano.

(Diario Financiero) Desde fines de 2014 el rendimiento del precio del petróleo ha venido a los tumbos, sumiendo a varios países productores en crisis económicas por los menores ingresos que están obteniendo, y es que el barril ha caído fuertemente y nunca volvió a estar sobre los US$100 e incluso alcanzó mínimos históricos encontrando nuevos soportes muy por debajo de los US$50.

Ante esto, han sido múltiples los esfuerzos por revertir la situación sin mayor éxito, siendo el último el acuerdo impulsado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en el cual se busca disminuir la excesiva demanda de crudo existente en el mercado.

Pero hasta el momento, el documento firmado por los 14 países miembros y otros 12 grandes productores no ha generado el efecto esperado, y el mercado duda que éste se termine por cumplir. Por ejemplo, a 47 días de la entrada en vigencia, el precio del barril de petróleo Brent cerró en US$53,82 y el WTI en US$53,46 lo que representa un alza de US$0,85 y US$0,34 en el periodo respectivamente.

Todo esto a pesar de que recientemente la OPEP informó que durante enero logró reducir en 1,29 millones de barriles diarios la demanda, lo que representa un cumplimiento de un 93%.

La explicación de este lento avance vendría desde Estados Unidos, país que no forma parte del convenio y que durante las últimas seis semanas ha visto crecer su producción de manera exponencial. Es así como en este periodo los barriles disponibles en ese país han crecido en más de 40 mil y las plataformas de extracción ya van en 591, en comparación a las 529 que había, cifra muy superior al mínimo histórico visto en mayo pasado, cuando hubo 316.

A raíz de esto, Martina Ogaz, analista de inversiones de EuroAmerica, sostiene que el robustecimiento de la industria norteamericana, que ha logrado aprovechar la menor competencia por parte de las potencias y que también ha sido impulsada por la administración de Donald Trump, va a arruinar el objetivo de la OPEP, y si se esperaban precios de entre US$ 70 y US$ 80, la proyección de EuroAmerica dice que va a estar más cerca de los US$ 50 en lo que resta del año, considerando también que la demanda mundial sigue débil y el mundo no tiene el dinamismo de cinco años atrás.

No se descartan nuevos recortes de producción

En este escenario, el próximo 25 de mayo se realizará una nueva reunión de la OPEP, en la que según Reuters, la agrupación buscaría sumar a nuevos países productores que no fueron parte del acuerdo inicial, del mismo modo, no se descarta aumentar los recortes de producción más profundamente, con el objetivo que los inventarios globales de crudo bajen en cerca de 300 millones de barriles en promedio a cinco años, algo que sin embargo sería muy complejo, ya que los firmantes no estarían dispuestos a seguir cediendo parte de su cuota de mercado. A lo anterior, se sumaría una posible extensión en la duración del pacto, el que en un principio, tendría como fecha de término el próximo 30 de junio.

Desde el organismo sostuvieron que “sería ciertamente muy alentador si los países se adhieren” y agregaron que los recortes por ahora se han concentrado mayormente en crudos medianos y pesados, mientras que la producción estadounidense es principalmente de crudos dulces y ligeros.

Temas Asociados