Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Estudio prevé colapso de mayor línea de transmisión eléctrica a 2021

El fuerte aumento de ERNC hará que la expansión del tendido no dé abasto. Entre las soluciones está la posibilidad de hacer más proyectos de este tipo -que podrían incrementar las cuentas de luz- y fomentar el almacenamiento.

(El Mercurio) La línea de transmisión eléctrica que hoy construye la colombiana ISA entre Cardones y Polpaico -uno de los proyectos prioritarios del Gobierno- y que se prevé entre en operación a fines de 2017, se encontraría colapsada un 25% del tiempo a 2021, por el fuerte incremento de Energías Renovables No Convencionales (ERNC). Esto, sin considerar la entrada en operación de los proyectos de este tipo adjudicados en la última licitación.

[ISA arriesga tener que repetir trámite ambiental de línea eléctrica clave tras duro informe de Conaf]

Así lo anticipa el Centro de Despacho Económico de Carga del Sistema Interconectado del Norte Grande (CDEC SING) en el “Estudio ERNC: Flexibilidad y sistemas de almacenamiento en el Sistema Eléctrico Nacional en el año 2021”, que presentó de forma privada el jueves pasado y publicó posteriormente en su sitio web.

En octubre ya había presentado un estudio anual que dio cuenta de los requerimientos de expansión de la transmisión, y en dos de los tres escenarios había llegado a la conclusión de que a 2023 la línea iba a estar colapsada un 20% del tiempo. En el tercer escenario -más conservador en penetración solar y eólica- se llegaba al mismo 20%, pero en 2025.

Esto se hace con el supuesto de que las ERNC llegan a representar el 17% de la matriz, pero las proyecciones del Ministerio de Energía es que estas incluso pasarán a representar un 27% de la matriz, lo que agravaría el problema.

Eventuales quiebras

La congestión de las líneas es un desafío mayor para el sistema, dado que provoca cuellos de botella en ciertos sectores -principalmente donde abundan las solares- que impiden transportar la energía barata disponible en el norte hacia el centro, y lleva incluso a “botar” la energía renovable, lo que actualmente ocurre en el norte del Sistema Interconectado Central (SIC) donde las solares venden a ciertas horas su energía a cero, mermando sus ingresos.

Este colapso podría generar un problema importante en la situación financiera de las generadoras del norte, sobre todo aquellas que tienen contratos con empresas distribuidoras en la zona centro. Lo anterior, porque al momento de la congestión, el precio al que las centrales del norte inyectarán su energía será bastante menor que el precio al que la retirarán en la zona centro, lo que origina pérdidas económicas inmediatas y podría disminuir los ingresos de esas empresas a un nivel tal que podrían no ser capaces de cubrir sus deudas. Si bien el problema será transversal, las más afectadas serían las solares, dado que las horas de congestión son justo aquellas en las que estas plantas operan: en el día.

Desde el sector explican que “el éxito de las ERNC podría transformarse en su propia maldición”. Con todo, Chile no es el único país que ha enfrentado estos desafíos. Por ejemplo, Estados Unidos y Alemania lo han solucionado profundizando los mercados de servicios complementarios e incentivando proyectos de almacenamiento.

Soluciones podrían encarecer cuentas de la luz

El problema es grave, pero tiene al menos dos soluciones: fomentar el almacenamiento de energía y construir más líneas de transmisión. Y mejor si son ambas. Pero hay ciertas trabas en la segunda opción, porque un proyecto de transmisión se demora al menos siete años en aprobarse y construirse, por lo que de todos modos entraría después de 2021. Además, la nueva Ley de Transmisión aprobada hace unos meses establece que estas inversiones son traspasadas al cliente a través de las cuentas de luz, lo que significa que construir más líneas implicaría un alza en las tarifas.

Por su parte, el almacenamiento es una tecnología que demora menos tiempo en construirse y alivia de manera importante la congestión porque retira energía en los peaks del sistema y la inyecta en la noche, cuando es escasa. De hecho, el CDEC-SING sugiere en el estudio modelar el comportamiento de la matriz con una y dos centrales de almacenamiento hidro-bombeo de 300 MW en el norte -similar a la de la empresa Valhalla-, y destaca que a medida que aumenten las ERNC, este tipo de centrales tomarán cada vez más relevancia. Pero no son las únicas: también será importante instalar baterías y otros tipos de tecnologías que permiten guardar energía.

Temas Asociados