(El Mercurio) Los agricultores y canalistas de la zona centro sur salieron ayer a protestar a la Ruta 5, molestos por lo que consideran una «expropiación encubierta» de sus derechos de agua.

Los manifestantes, miembros de varias agrupaciones del agro en las regiones del Maule, Biobío y La Araucanía, se reunieron en cuatro puntos de la carretera con pancartas y hasta cortaron el tránsito en esta vía, a la altura de Linares, aunque se retiraron antes de que llegara Carabineros.

La protesta tenía un fin bien definido: evitar que la reforma al Código de Aguas se apruebe en el Parlamento.

En términos generales, la modificación de esta normativa implica un cambio en cómo se ejerce la propiedad de los derechos de agua, que ya no serían perpetuos, sino renovables cada 30 años siempre y cuando la Dirección General de Aguas (DGA) lo permita. El organismo adquiere además competencias para caducar los derechos si considera que no se están usando.

La discusión está puesta en tabla para hoy en la Cámara de Diputados y en el Senado, y agrupaciones de las regiones de Valparaíso y de O’Higgins solidarizarán con sus pares del sur y llegarán hasta Valparaíso para protestar en el Congreso.

Según Margarita Letelier, líder de la Multigremial de Chillán, «es una modificación ideológica, no técnica», y aunque reconoce que esta legislación debiera actualizarse, «es un trabajo que tendría que haberse hecho con los agricultores y las juntas de vigilancia y asociaciones de canalistas. Hasta ahora, no se nos ha preguntado nada».

El presidente de la Multigremial Nacional, Juan Pablo Swett, afirmó que «el proyecto de aguas, como está redactado, es una expropiación encubierta. Si lo que parlamentarios y el Gobierno quieren es matar la agricultura, lo están logrando. Como Multigremial, no vamos a ser cómplices de otra pésima reforma, por lo que nos plegamos a la movilización».

El presidente de la Asociación Canal Maule, José Manuel Silva, indicó que «tenemos claro que es necesario cambios en el Código de Aguas, no nos oponemos a ellos, pero sí deben ser considerados nuestros puntos de vista».

Alejandro Silva, director de esta agrupación de regantes del Maule, dijo que ven en esta reforma un peligro no solo para los agricultores, sino que para toda la economía local y nacional. «Los agricultores deberemos tomar serias medidas en nuestros campos. Disminuirán las plantaciones, habrá menos empleo, más migración del campo a la ciudad y nuestro objetivo de ser una economía agroalimentaria perderá su rumbo. Lamentablemente, estos cambios no han sido pensados desde el punto de vista de los regantes».

La protesta se desarrolló sin incidentes y no hubo detenidos.

El vicepresidente de la Multigremial Nacional, Sergio Pérez, dijo que «el Código de Aguas hay que actualizarlo, pero en forma técnica. Lo que hace este nuevo proyecto de ley es expropiar los derechos sin pagar por ello. ¿Qué valor puede tener un campo agrícola y frutícola si no tiene el derecho de propiedad del agua? Hago un llamado a los parlamentarios a que rechacen este mal proyecto».

[Claudio Seebach: “Es importante tener una adecuada regulación en materia de aguas”]