Zona del proyecto Alto Maipo.
Zona del proyecto Alto Maipo.

Sube la tensión entre AES Gener y el grupo Luksic por Alto Maipo

La minera estaría estudiando diluir su participación en Alto Maipo, idea que hasta ahora no es compartida por AES Gener. Hoy la eléctrica está calculando el alza e impacto del sobrecosto del proyecto de 531 MW en el río Maipo, pero Antofagasta Minerals es clara: no hay espacio para recursos adicionales. La minera ya ha desembolsado US$ 300 millones.

(La Tercera) Las aguas no están calmadas entre AES Gener y el grupo Luskic. La eléctrica y la minera, que en julio de 2013 anunciaron que se unirían para viabilizar la construcción del complejo hidroeléctrico Alto Maipo, en San José de Maipo, hoy están enfrentadas en una encendida y abierta batalla donde la voz principal la ha tenido el director de Antofagasta Minerals y presidente de Quiñenco, Andrónico Luksic.

El emblemático empresario reconoció hace unos días a La Tercera que “por ningún motivo” volvería a invertir en un proyecto como Alto Maipo. Pero su tajante frase no ha sido la primera que usa para referirse al proyecto. De hecho, ya en abril, en un video que el propio Luksic subió a YouTube, evidenció su malestar con el negocio: “Sin lugar a dudas que Alto Maipo ha tenido un tremendo costo para la familia Luksic y para mí en particular”.

En AES Gener reconocen el impacto negativo que ha tenido para el grupo chileno la unión con la eléctrica y afirman que “empatizan con esta situación”.

“Desde que se inició la construcción de las centrales, parte de la oposición del proyecto ha iniciado una injusta campaña de descrédito contra la familia Luksic, controladora de AMSA. Es evidente que este tipo de cosas desalienta y genera emociones que pueden llevar a dudar de la conveniencia de haber invertido en este proyecto, porque el costo familiar y reputacional es muy alto”, señala el presidente ejecutivo de AES Gener, Felipe Cerón.

Pese al negativo impacto, Cerón destaca los beneficios de la iniciativa. “Alto Maipo es el proyecto de generación de energía más importante en construcción hoy en Chile. Está generando más de 4.500 puestos de trabajo de manera directa, de los cuales 750 son de trabajadores locales, y ha aportado con más de $ 25 mil millones en inversión a la comuna a través de la contratación de servicios locales”.

Energía competitiva

El holding chileno ingresó a Alto Maipo a través de Los Pelambres, minera que tiene el 40% del proyecto hídrico y cuyo principal objetivo es abastecerse de un contrato de suministro de energía a precios competitivos y de largo plazo. La vinculación generó un compromiso para suministrar a Los Pelambres hasta 160 MW de potencia por un plazo de hasta 20 años.

Sin embargo, en el grupo Luksic recalcan que hoy ese contrato no sería tan competitivo, pues el valor de la energía convenido en 2013 estaría hoy en el rango alto de las actuales tarifas eléctricas, incluso más alto que el precio ofertado por la eléctrica en la reciente licitación, valor que llegó a US$ 70 el MWh.

Pese a eso, la unión entre ambas empresas es relevante. El vínculo permitió que el yacimiento, ubicado en las cercanías de Salamanca, en la IV Región, bajara fuertemente su costo energético gracias a que la faena dejó atrás su alta exposición al mercado spot cuando la energía estaba en sus niveles de precios más altos, explica un ex ejecutivo cercano a la faena.

Esto, indica la fuente, porque el contrato entre ambas partes ya está operativo. “Gracias a ese contrato, Pelambres abastece un porcentaje de su consumo de energía con una central carbonera de AES Gener”, afirma la fuente.

La información es corroborada por un informe que Antofagasta Minerals presentó al cierre del 2015 donde indicó que “los nuevos contratos en energía solar y carbón proporcionan el 35% de la energía” de Los Pelambres.

De hecho, en AES Gener explican que desde el 1 de enero de 2014 que la compañía está entregando energía a Los Pelambres, la que llega a unos 300 GWh al año. Agregan que la energía es suministrada desde “el portafolio de AES Gener”.

Nuevo foco de conflicto

Pero el fuerte del suministro vendrá cuando las centrales de pasada Alfafal II y Las Lajas estén operativas, lo que se esperaba hacia el año 2018 y 2019. Sin embargo, esos plazos pueden variar, indican fuentes vinculadas a Alto Maipo, pues hoy la eléctrica se encuentra calculando el impacto del nuevo sobrecosto que enfrenta el proyecto, alza anunciada el pasado 17 de agosto y que podría elevar en hasta 20% la inversión de las centrales, monto que a la fecha se estima en US$ 2.050 millones.

Esta situación está causando una nueva tensa relación entre los socios y tiene a las compañías, junto a sus financistas y contratistas importantes, “estimando las variaciones presupuestarías del proyecto”, explica Cerón.

Por el lado de Antofagasta Minerals están a la espera de la propuesta que entregará la eléctrica para enfrentar el nuevo escenario, la que se espera se informe durante el próximo mes, indican fuentes cercanas a la compañía. “En este minuto estamos en discusiones con el operador del proyecto, que es AES Gener, para ver cuál será la fórmula que propondrán para responder a este requerimiento de capital adicional”, corrobora el presidente ejecutivo de Antofagasta plc, Iván Arriagada.

Minería en crisis

Las opciones de financiamiento de la iniciativa son un tema complejo para uno de los socios, pues la minería no está pasando por un buen momento, debido a la fuerte caída que está registrando el precio del cobre, metal que el viernes cerró en US$ 2,09 la libra, y que tiene a la cuprera centrada en proteger los márgenes del negocio minero.

Por eso, hasta ahora, Antofagasta Minerals no destinaría recursos adicionales a Alto Maipo. “La industria minera hoy está pasando por un período difícil, por lo tanto, no es fácil para nosotros, en este contexto, contribuir con fondos adicionales. Por eso, estamos a la espera para ver cuál es la propuesta de AES Gener para resolver esta situación”, recalca Arriagada.

A la fecha, indica una fuente vinculada al grupo Luksic, el holding minero ha invertido US$ 300 millones en Alto Maipo y para cubrir el costo adicional deberían desembolsar entre US$ 100 millones y US$ 200 millones adicionales.

Por eso buscar alternativas no ha sido fácil. Dentro de las opciones sobre la mesa estaría el ingreso de un tercer actor, indica un cercano a la iniciativa eléctrica. Con esto, Antofagasta Minerals podría diluir el porcentaje que Los Pelambres tiene en la iniciativa de un 40% a un 20%. Sin embargo, indica la fuente, esta idea no es del agrado del socio controlador, quien ya ha manifestado su rechazo a esa idea en conversaciones informales.

Pese a esas diferencias, esta alternativa, indica un ex ejecutivo cercano al directorio del proyecto eléctrico, podría ser la mejor opción, dado que si finalmente se concreta un aumento de capital por parte de Alto Maipo, habría una cláusula en el contrato que indica que los socios no están obligados a concurrir, situación que se podría gatillar y que sería una mala señal para la continuidad del proyecto.

Otra opción sería recurrir nuevamente a los bancos, consorcio que a fines de 2013 ya otorgaron créditos por hasta US$ 1.217 millones. Pero para eso, explican fuentes cercanas a las socias, es necesario aclarar los potenciales quiebres que hay al interior de Alto Maipo para dar una buena señal a los bancos.

Y ¿retirarse del proyecto? La minera es cauta: “Para nosotros es importante como faena minera contar con el suministro eléctrico a costos competitivos. Ese es nuestro foco y esa es nuestra prioridad. Por lo tanto, otras consideraciones como participar en la propiedad de un proyecto como éste son más bien accesorias, es decir, son instrumentales a este objetivo. No es una inversión que nosotros consideremos estratégica desde ese punto de vista”, afirma Iván Arriagada.

Historia del conflicto

En el directorio de Antofagasta Minerals se ha conversado varias veces respecto de la relación que existe con el socio eléctrico, diálogo que se hizo recurrente cuando las ONG manifestaron con más fuerza su oposición al proyecto.

Al interior de la mesa, la visión es bastante crítica respecto de la forma en que AES Gener ha enfrentado el fuerte rechazo de la comunidad, en una iniciativa que, según Antofagasta Minerals, es buena ambientalmente y que tiene muchos beneficios. “Ellos deberían dar a conocer esos beneficios, porque el proyecto es bueno, por eso tiene todos los permisos ambientales. Esa siempre fue la recomendación que daba Antofagasta en las reuniones de directorio de Alto Maipo”, explica una fuente cercana al grupo minero.

El representante de Antofagasta Minerals en la mesa de Alto Maipo era Nicolas Caussade, gerente de Energía de Antofagasta Minerals, quien estuvo en el cargo hasta enero de este año. Hoy la instancia es presidida por Felipe Cerón.

Pero el 2015 la oposición se hizo más fuerte. Un ejemplo de eso fue la interrupción que en octubre de ese año hizo la organización No Alto Maipo a la exposición que Francisco Veloso, presidente del directorio de Los Pelambres, realizaba en un seminario sobre comunidades organizado por el estudio de abogados Cubillos Evans. En la oportunidad, recuerda un asistente, Veloso indicó que la minera le había instruido a su socia mostrar las bondades del proyecto hidroeléctrico para enfrentar la oposición.

Pero la mayor tensión se generó en abril, cuando el diputado Gaspar Rivas insultó a Andrónico Luksic y lo culpó por el desborde del río Mapocho y por la responsabilidad de Alto Maipo en la alta turbiedad del agua de la capital. Luksic respondió con su video -“No tengo influencias para hacer llover en Santiago”, dijo- y aclaró que el grupo solo tenía el 40% de Alto Maipo y la estadounidense, el restante 60%, lo que molestó en la eléctrica.

Días después, Felipe Cerón dijo no haber visto el video, pero sacó la voz para defender el proyecto. “Alto Maipo está totalmente alejada del lecho del río, no tiene ninguna influencia, ninguna. Es uno de los proyectos más amigables que se han hecho en el país”, indicó tras la junta de accionistas de la eléctrica.

Pese a estas diferencias, hoy AES Gener y la minera estarían nuevamente conversando, pues la eléctrica se habría comprometido con su socia a “reforzar” el diálogo con las comunidades, señalan fuentes ligadas al proyecto, sobre todo porque los socios están convencidos que la iniciativa “es parte de la diversificación en fuentes de energía y es un activo estratégico para nuestro país y nuestra compañía”, destaca Felipe Cerón.

[Felipe Cerón: ¿Proyectos similares a Alto Maipo? Es algo que podríamos contemplar]

Temas Asociados