(El Mercurio) El año 2015 fue bueno para la innovación de alto perfil en Chile. Al menos eso es lo que se puede inferir de las cifras de solicitudes y registros de patentes que maneja el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi), que muestran que el año pasado el número de solicitudes de patentes presentadas en Chile creció 4,42%, hasta llegar a 3.805. «Hemos visto una evolución positiva en nuestro país y creemos que este crecimiento se debe a la política consistente del Estado de apoyo y fomento a la innovación, pero también al mayor conocimiento que tienen los inventores nacionales de la importancia de apropiarse de sus inventos. En esto último, Inapi ha tenido un rol fundamental, dando a conocer la herramienta de la Propiedad Industrial y su relevancia en cualquier estrategia comercial», comenta Maximiliano Santa Cruz, director nacional de Inapi.

Sin embargo, al margen de esa cifra, la que realmente descolló en 2015 fue la de registros de patentes, que se refiere a los productos e innovaciones cuyas patentes fueron finalmente concedidas. Se trata de productos que han cumplido con los requisitos de novedad, actividad inventiva y aplicación industrial, y que el año pasado subieron 16,33%, pasando de 1.304, en 2014, a 1.517.

En ese mismo apartado los sectores que más destacaron fueron la industria farmacéutica y la biotecnología. En el caso de la primera, se pasó de 172 registros en 2014 a 295 el año pasado, lo que equivale a un alza de 71,5%. La biotecnología, por su parte, tuvo un desempeño más rutilante aún, ya que los registros subieron 123%, pasando de 84 en 2014 a 188 en 2015. También destacan los registros de patentes en el área eléctrica, que pasaron de 35 en 2014 a 85 el año pasado, anotando un alza de 142,8%.

Distinto fue el caso de las patentes en Diseño Industrial que, si bien se alzan como las más registradas en 2015, cayeron 24% hasta los 427. «Se debe considerar que el registro de una patente se lleva a efecto cuando Inapi, a partir de un proceso de estudio y análisis, llega a la convicción de que la creación propuesta en una solicitud de patente cumple los requisitos técnicos, legales y administrativos. Entonces, el aumento de registro responde principalmente a la capacidad de Inapi para abordar e implementar, oportuna y eficientemente, el proceso de evaluación que la ley establece», explica Santa Cruz.

Pocas solicitudes chilenas

Pese a que las cifras muestran un buen panorama a nivel general, cuando se analizan más en profundidad surgen algunos reparos. El más evidente es que si las solicitudes de patentes presentadas en Chile se dividen entre aquellas que fueron lideradas por chilenos y extranjeros, estos últimos llevan la delantera, por lejos.

Así, por ejemplo, del total de 3.805 solicitudes que se presentaron en 2015, el 85% (3.212) correspondió a peticiones hechas por empresas o personas extranjeras, mientras que solo el 15% (593) fue liderada por locales. En la misma senda, las solicitudes de patentes realizadas por chilenos cayeron el año pasado hasta las 593, en comparación a las 610 que se efectuaron en 2014.

Lo que sí ha aumentado, según cuenta Maximiliano Santa Cruz, es el número de presentación de solicitudes de chilenos en el extranjero. «Esto es una buena noticia, porque habla de la internacionalización de los inventos y de la creatividad nacional, así como de la búsqueda de nuevos mercados, entendiendo con esto que la propiedad intelectual es una herramienta de competitividad, que ayuda en el modelo de negocio, siendo un importante activo para emprendimientos y empresas de diversos tamaños», asegura.

Chile es líder regional

Entre 2012 y 2014, los países de América Latina que más presentaciones de patentes realizaron fueron Brasil, con 120.424; México, con 61.135, y Argentina, con 19.220. Recién en la cuarta posición aparece Chile, con un acumulado de 11.108 solicitudes, entre 2012 y 2014.

Pero lejos de desteñir, los resultados chilenos son más que destacables, ya que sitúan al país como el que más patentes solicita en términos per cápita. Con una población de 17 millones de habitantes, en Chile se solicitaron 646 patentes por cada millón de personas, mientras que en Brasil, que tiene más de 200 millones de habitantes, la tasa fue de 601 patentes por cada millón de personas.

El tercer lugar en este análisis lo obtiene Uruguay, que entre 2012 y 2014 fue capaz de generar 514 solicitudes de patentes por cada millón de habitantes.

Más abajo, en tanto, se ubican México y Argentina, con una proporción de 500 patentes por cada millón de personas para el primero y de 464 por millón para el segundo.

[Crean sistema para generar electricidad con el calor del motor en los barcos]