(Diario Financiero) Los precios internacionales del petróleo no encuentran piso y siguen desplomándose en medio del alto nivel de oferta y la volatilidad de los mercados internacionales.

En el mercado spot de Londres, el referencial Brent anota una caída de 4,83% y se cotizó en US$ 25,77 por barril, un nuevo mínimo desde el 23 de septiembre de 2003.

En Nueva York, el crudo WTI completó su tercera caída consecutiva y rompió el piso de los US$ 27. Al cierre de las operaciones, el barril anotó un derrumbe de 6,27% hasta los US$ 26,73, su nivel más bajo desde el 7 de mayo de 2003.

La persistente caída del precio estaba arrastrando a las mayores petroleras del mundo que, a su vez, golpeaban a los principales índices bursátiles del mundo.

La mayorías de los grandes de inversión apuestan a que el crudo seguirá bajando hasta situarse en niveles de US$ 20, aunque algunas firmas como Standard Chartered, no descartaban un derrumbe hasta los US$ 10.

«No veo un suelo en la caída del petróleo en el breve plazo», dijo a Bloomberg el presidente de UBS, Alex Weber.

La Agencia Internacional de Energía señaló ayer en su reporte mensual, que debido al levantamiento de sanciones a Irán, el país aumentará su producción y exportaciones, llevando a la actual sobreoferta a una situación más extrema.

Durante los últimos 3 años, ese país producía 2,8 millones bpd, lo cual significaba el 9% de la producción de la OPEP, y estiman que en 2016 la producción aumentará a 3,1 millones bpd y a 3,6 millones bpd en 2017.

«El levantamiento de las sanciones a Irán, en mi opinión, continuarán añadiendo suministro», agregó Weber.

«El exceso de oferta en el mercado, junto al riesgo de una ralentización de la economía china mantiene una fuerte presión sobre la cotización del barril, lo cual ha disminuido el atractivo por activos de riesgo y arrastrado la cotización de muchas materias primas», indicó en un informe Capital FX.

El excedente de oferta sigue pasando factura a la cotización del petróleo, que acumula un derrumbe próximo al 25% sólo en lo que va de año. Este porcentaje se dispara por encima del 70% en el último año y medio.

«Mercados bursátiles, otros precios de materias primas y monedas de países emergentes o de exportadores de commodities han reaccionado a baja de manera importante, ante el safe-to-quality observado por parte de inversionistas que buscan refugiarse en bonos del Tesoro de EE.UU., Yen y oro», indicó Bci en un informe.