Analizar los impactos, así como todo el contexto social, económico, jurídico  y medioambiental que involucra la instalación de una plata desaladora o de una central termoeléctrica de agua mar en las costas chilenas, fue el objetivo de un seminario realizado en la Universidad de Antofagasta y que convocó a más de 80 asistentes, entre profesionales, científicos y representantes de organismos públicos y privados.

La actividad fue convocada por el Instituto de Ciencias Naturales “Alexander von Humbolt” de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Biológicos de la UA y el Comité Oceanográfico Nacional y tuvo lugar en el auditorio de la biblioteca central del Campus Coloso.

Andrés Camaño Moreno, presidente del grupo de Contaminación Marina del Comité Oceanográfico Nacional, informó que esta actividad se realiza todos los años, siendo el objetivo analizar desde distintas ópticas la instalación de esas plantas “acá en Antofagasta, se suma como interés además el explosivo aumento que habrá respecto a las desaladoras debido a la escasez de agua, tanto para la población como para la industria”.

Desde la casa de estudios explican que la idea del taller fue analizar por un lado la falta de información existente respecto al impacto de la instalación de las desaladoras y de las termoeléctricas en las comunidades vecinas a ellas, y por otro, avanzar en la creación de una visión para mejorar los actuales estudios de impactos ambientales, que si bien cumplen su misión, necesitan más riguridad en este tema específico.

“Creemos que es necesario ampliar las conversaciones para que estén presentes al momento de discutir la instalación de una planta, todos los posibles afectados, es decir, desde las personas que viven de los recursos marinos hasta los científicos que estudian los ecosistemas costeros”, explicó Andrés Camaño.

Impacto Humano

Uno de los expositores en este seminario fue el doctor Renato Quiñones del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola de la Universidad de Concepción. En su presentación abordó los aspectos humanos involucrados durante la instalación de una plata desaladora o una termoeléctrica, especialmente los relacionados con la spesca artesanal.

“Los conflictos ocurren cuando no se consideran aspectos históricos y las costumbres, así como las percepciones de las comunidades que serán vecinas del proyecto planificado.  Si bien existen varios modelos que se pueden aplicar, lo más recomendable es ver caso a caso, pues todas las realidades son distintas”, expresó el investigador.

Desde la universidad destacan que actualmente en Chile existe a lo menos 10 proyectos de este tipo, especialmente en la zona norte de Chile, por lo tanto, jornadas de discusión y análisis como la ocurrida en la UA son de mucha importancia y aplicabilidad en el mediano plazo.