Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Acesol evalúa avances de la generación distribuida en primer aniversario de la normativa  

“Falta un procedimiento más fácil de llevar a cabo, con trámites en línea, para poder concretar las instalaciones de netbilling y las conexiones a red”, resalta Gabriel Neumeyer, director de esta asociación.

La Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol) realizó una evaluación tras cumplirse un año desde el inicio de la Ley de Netbilling.

Es así como la entidad destacó que la Ley 20.571 permitió que todas las personas se convirtieran en generadoras de energía o “prosumidores”, lo que significa que acogiéndose a esta ley ya no sólo consumirían energía de la red eléctrica, sino que pasarían a producirla para su autoconsumo e inyección.

Para Acesol, “si bien el despegue de la industria solar distribuida ha sido lento con esta ley, quienes hoy cuentan con un equipo renovable para autoconsumir e inyectar a la red eléctrica tienen las más positivas experiencias”, señala Gabriel Neumeyer, director de esta asociación.

“Con un sistema solar fotovoltaico, un usuario residencial se independiza en parte del suministro eléctrico tradicional y de las alzas de precio de electricidad. Baja su cuenta de luz significativamente y para al menos los próximos 25 años, que es la vida útil de un sistema solar, contribuye a la independencia energética del país, produce energía limpia y ayuda al medio ambiente. Además, aumenta el valor del inmueble donde está instalado el sistema solar”, agrega el profesional.

[Generación distribuida llega a casi 250 MW instalados en SIC y SING]

Como avances durante este año, el gremio menciona que se cuenta con claridad legal y reglamentaria en un tema que era nuevo; los procedimientos están establecidos y se conocen; hay empresas confiables que están disponibles y que pueden ser vistas a través de la página web de Acesol, además de que contamos con la mejor radiación del planeta.

Sin embargo, Acesol advierte que si se analizan las cifras duras de lo que ha sido el desarrollo del sistema, los números son elocuentes. Desde el 22 de octubre de 2014, según datos SEC, solo han sido aprobadas 15 conexiones al sistema, mientras se han solicitado 41 y 24 han sido rechazadas, asegura la Asociación Chilena de Energía Solar.

En ese contexto, la asociación manifiesta que estas cifras demuestran que hay que introducir urgente mejoras.

[Expertos sugieren almacenaje y redes inteligentes para mejorar generación distribuida]

Neumeyer señala que “en primer lugar, es necesario mejorar la ley, tomando en cuenta las externalidades positivas de la generación distribuida, trabajo que está realizando Acesol; faltan instrumentos de financiamiento; mayor conocimiento por parte de potenciales usuarios. También falta un procedimiento más fácil de llevar a cabo, con trámites en línea, para poder concretar las instalaciones de netbilling y las conexiones a red. Esto también incluye transparencia en los plazos y tarifas para la puesta en servicio del sistema y cambio del medidor. Además, contratos estandarizados entre el generador/consumidor y la distribuidora. Todos, elementos para masificar el sistema”.

¿Cómo funciona el Netbilling?

Acesol explica que la ley 20.571 consiste en que todos los clientes regulados de las distribuidoras pueden tener su propio sistema de generación eléctrica en base a energías renovables, como es la energía fotovoltaica. Podrán autoconsumir la energía generada y vender los excedentes a la distribuidora.

Si esto ocurre, la factura de la luz será menor, ya que la energía generada con el sistema propio que es autoconsumida, no se tiene que comprar a la distribuidora. Como los excedentes se devuelven a la red, serán descontados de la factura a pagar, señala la entidad.

Es así como Acesol resalta que para una familia con consumo eléctrico promedio, un sistema solar de cinco paneles puede significar un ahorro de un 70% en la boleta de la luz. Al ser posible vender los excedentes, incluso se puede reducir la cuenta de la luz a cero.

Un sistema que genera un 100% de la energía que consume una familia promedia en Santiago, cuesta alrededor de 1,5 – 2 millones de pesos, con instalación y puesta en marcha incluida, asegura Acesol.

Temas Asociados