(El Mercurio) Cerca de US$ 860 millones costará la interconexión entre el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) y el Sistema Interconectado Central (SIC). La empresa que desarrolla la iniciativa, E-CL, filial de GDF Suez -hoy Engie-, está en pleno proceso de búsqueda de un socio interesado en participar con un 50% del proyecto.

Con asesoría del Banco Santander, la empresa ya cuenta con cerca de 30 interesados, señalan fuentes de la firma. En los próximos días comenzaría la segunda fase con la lista corta de oferentes y en septiembre evaluarán las ofertas. La intención de la empresa es cerrar el año con un nuevo socio para la línea.

La empresa tiene metas ambiciosas, y, además de la interconexión, está desarrollando iniciativas como la central Infraestructura Energética Mejillones, que considera una inversión por US$ 1.100 millones.

Hasta ahora la compañía se ha posicionado con fuerza en el SING, pero trascendió que también están evaluando otras alternativas en el SIC, ya sea para impulsar ellos mismos o bien para comprar centrales que ya se encuentren en operación.

Para financiar la potente cartera de inversiones que tiene la empresa, esta evalúa una serie de alternativas.

Cercanos comentan que todas las alternativas de financiamiento consideran que la empresa mantenga el grado de inversión, por lo que, además de la búsqueda de un socio para la interconexión, estudian otras opciones. Entre estas figura la posibilidad de realizar un aumento de capital, usar recursos propios, endeudamiento, por ejemplo, a través de un bono híbrido, o incluso la venta de activos.

Iniciativa clave

En mayo, el gerente general de GDF Suez, Juan Clavería, advirtió que la interconexión beneficiará al sistema en toda su magnitud solo si se desarrolla en sus plazos la línea entre Cardones y Polpaico, que lleva a cabo la colombiana ISA.

Esta línea, que fortalece el norte del SIC es también prioritaria para el Gobierno, puesto que sin ella no será posible bajar los precios de la electricidad que acumulan un sostenido aumento hace ya varios años. Aunque en el camino de ISA están apareciendo varios obstáculos, principalmente por una serie de recursos interpuestos por comunas de la V Región, que acusan que la línea no cumple con las normativas ambientales ni técnicas que se requieren para una iniciativa de esta envergadura.