(Diario Financiero) Estados Unidos le quitó el trono a Rusia como el mayor productor mundial de petróleo y gas natural en 2014, lo que demuestra el profundo impacto que ha tenido la revolución del shale gas en el escenario energético global.

El informe Revisión Estadística de la Energía Mundial de BP, considerado una biblia para la industria, reveló que la producción en EEUU de ambos combustibles tocó su máximo el año pasado, lo que le permitió a la mayor economía del mundo superar al país euroasiático como el principal productor de hidrocarburos.

La producción de crudo se disparó 15,9% anual hasta 11,6 millones de barriles diarios (Mb/d), un nuevo récord por país. La marca previa también la había conseguido EEUU en 1970, cuando produjo 11,3 Mb/d.

El alza de 1,6 Mb/d en 2014 es el mayor incremento anual en la historia del país y el cuarto a nivel mundial. La nación es la primera en elevar su producción en más de 1 Mb/d por tres años consecutivos.

En tanto, la producción de gas natural aumentó 6,1% hasta un nuevo máximo de 728.300 millones de metros cúbicos por cuarto ejercicio seguido.

El salto de 39.200 millones de metros cúbicos fue la expansión más significativa en el mundo el año pasado y la segunda más relevante en la historia de EEUU, después de 2011. Con todo, el país produjo 90% de la energía que consumió el año pasado y alcanzó 15,5% de participación en la producción global de energía.

La mayor extracción de estos combustibles permitió que las importaciones netas de petróleo cayeran en 1,1 Mb/d hasta 5,1 Mb/d, el nivel más bajo desde 1985. Las internaciones de gas natural disminuyeron en 3.500 millones de metros cúbicos hasta 33.600 millones de metros cúbicos, su mínimo desde 1986.

“Realmente estamos siendo testigos de un cambio de guardia en los proveedores globales de energía”, aseguró Spencer Dale, economista jefe de BP, en la presentación. “Las implicancias de la revolución shale para EEUU son profundas”, añadió.

Menor consumo

El estudio también reveló que la demanda mundial de petróleo trepó en sólo 843 mil barriles diarios, el ritmo más lento en catorce años sin contar las recesiones de EEUU.

El consumo en China aumentó 2,6%, menos de la mitad del promedio de diez años de 6,6% y su menor avance desde la crisis asiática.

[Inversionistas privados miran pero no saltan hacia proyectos de energía en México]