(La Tercera) Su segunda etapa de expansión está consolidando en Chile la eléctrica AES Gener. La generadora de origen estadounidense -la segunda de la industria local en capacidad instalada- está desarrollando un programa de inversiones por US$ 4.000 millones al 2018, que considera sumar más de 1.200 megawatts (MW) en distintas tecnologías. La cartera de proyectos incluye la hidroeléctrica Alto Maipo (531 MW), las carboneras Cochrane (532 MW) y Guacolda V (152 MW), además de la planta solar Andes (21 MW).

[Eléctricas impulsan resultados de empresas en primer trimestre]

“Somos la compañía que más ha invertido en el país en generación en los últimos años y los que más estamos invirtiendo ahora”, asevera Felipe Cerón, gerente general de la firma. Y explica la razón detrás de esa política. “Pese a variaciones propias de la coyuntura, el crecimiento del consumo eléctrico se mantiene y, junto con ello, tenemos confianza en el país y en sus instituciones, por eso vamos a seguir invirtiendo para suplir las necesidades de energía en forma sustentable”. El ejecutivo desdramatiza las dificultades que en los últimos años los proyectos energéticos han sorteado para poder ejecutarse. “Todos los proyectos tienen dificultades, las expansiones nunca son fáciles, pero el país requiere de proyectos y nosotros hacemos los máximos esfuerzos para contribuir con eso”, puntualiza.

A su portafolio de iniciativas en desarrollo, Gener suma una planta desalinizadora que construye en las cercanías de la central Angamos (Mejillones), que planea inaugurar este año y que le permitirá a la firma dar inicio a una nueva línea de negocio: vender a terceros agua desalada. Aunque se trata de una actividad incipiente, precisa Cerón, adelanta los siguientes pasos: “Queremos ver la opción de desarrollar plantas en otros lugares donde tenemos instalaciones, como Tocopilla, Huasco y eventualmente Ventanas, tanto para suministrar a nuestras plantas como para vender a terceros”.

¿Qué más considera la etapa de expansión de Gener post 2018?

Nuestra primera fase de expansión, entre 2007 y 2012, fue completamente térmica, ahora estamos entrando con un componente renovable más importante, hidroeléctrico y solar, y nuestra intención es seguir en esa dirección hacia el futuro: tener un mix más equilibrado y diversificado.

¿Con ese foco quieren sacudirse de su vocación “carbonera”?

No tenemos vocación carbonera, sino vocación de entregar energía eléctrica. Tenemos 1.000 MW hidroeléctricos en Colombia, en Argentina otros 660 MW a gas, en la cordillera chilena operamos 300 MW hídricos y actualmente estamos construyendo más de 500 MW también hidráulicos.

Francesco Starace, CEO de Enel, dijo que el carbón estaba en retirada. ¿Comparte esa visión?

No voy a comentar lo que opinan otras personas. Sí pienso que todo tipo de generación es importante y hay que darles espacio a todas ellas.

¿Pero tiene el carbón fecha de vencimiento?

La generación térmica va a seguir siendo relevante en los próximos años en todas partes del mundo y en Chile también, y se van a seguir mejorando las tecnologías actuales. La termoelectricidad es fundamental en el mundo y en estos años de sequía en nuestro país ha sido muy relevante. Ha aportado la seguridad. Chile no se puede dar el lujo de prescindir de ella y tiene que tener una matriz diversificada.

Pese a su importancia, aún hay una percepción ciudadana de que es una tecnología contaminante. ¿A qué responde?

En Chile hay estándares de emisión de nivel europeo. Pasa que hay que comunicar mucho mejor la importancia no sólo de la generación térmica, sino de todo tipo de tecnología.

¿Quién debe hacer esa labor: el gobierno, los privados, los académicos?

Todos tenemos un rol en transmitir su importancia y en socializar que no es una tecnología contaminante, porque hoy operan en Chile normas sumamente exigentes. Es una labor permanente de comunicar y también de escuchar.

¿El gas natural licuado (GNL) tendrá una participación relevante en el mix futuro de Gener?

Será un elemento adicional dentro de nuestro portafolio, pero su preponderancia dependerá de las oportunidades que tengamos.

Hace un tiempo estuvieron evaluando con Colbún construir un terminal flotante de GNL en la zona centro-sur del país. ¿Ese proyecto sigue en pie?

Sigue en pie, lo seguimos viendo con Colbún, porque pensamos que es más conveniente hacerlo en conjunto que solos. Pero no tenemos una definición, ni un plazo para tomar una decisión.

¿Están participando en el open season de GNL Quintero que busca sumar nuevos usuarios al terminal?

Es una alternativa que puede ser interesante. Lo estamos viendo (…). Nuestra central Nueva Renca está operando con gas que le compramos a Endesa, pero es un acuerdo que dura por los próximos meses.

¿Es posible para Chile alcanzar precios más competitivos de GNL?

Primero, no creo que haya balas de plata. El GNL es un combustible adicional, Chile debe contar con él, pero no es el único. Dicho eso, no veo por qué Chile vaya a tener un precio distinto al que se transa en el mercado internacional.

El año pasado, el gobierno dijo que bajarían las cuentas de la luz porque se iba a incorporar más GNL a la matriz.

Lo único que permite tener tarifas más competitivas es más inversión en todo tipo de tecnología. Mientras más se invierta, tendremos mejores condiciones tarifarias.

¿Cómo se sitúa Gener frente a la actual configuración del mercado chileno, con la entrada de nuevos operadores como Gas Natural y Electricité de France?

Encontramos muy sana la competencia, bienvenida sea. La competencia siempre es buena y estamos tranquilos.

¿No reforzarán su estrategia en respuesta a ese escenario?

Siempre cambian los escenarios, las tecnologías, la oferta y la demanda. Para eso nos adaptamos y ajustamos. Siempre estamos preparados.

¿Les preocupa que el ingreso de nuevos actores tenga efectos en la participación de Gener?

Somos segundos en capacidad instalada, con 3.500 MW, y no estamos buscando un lugar en particular. Nuestro objetivo último es contribuir a satisfacer las necesidades de energía del país de la manera más sustentable y segura.

El apoyo a Alto Maipo

El gobierno le dio un fuerte espaldarazo al proyecto Alto Maipo. ¿Ese apoyo les jugó a favor?

Es bueno que el gobierno apoye los proyectos que cumplen con la normativa, como es el caso de Alto Maipo. El gobierno debe apoyar el desarrollo del país y respaldar los buenos proyectos en todas las industrias, no debe ser neutral.

¿Los benefició?

Sin duda es positivo para los proyectos tener el apoyo del gobierno. Se traduce en una mejor percepción (ciudadana) del proyecto.

El presidente de Alto Maipo, Jorge Rodríguez, dijo que la presencia del grupo Luksic en la propiedad del proyecto (40%), tras el caso Caval, ha sido utilizada por grupos opositores como nuevo flanco de críticas. ¿Perjudica al proyecto tener entre sus accionistas al grupo Luksic?

Lo único que puedo decir es que tenemos socios en tres grandes proyectos que estamos construyendo en Chile. Antofagasta Minerals (grupo Luksic) en Alto Maipo; Global Infrastructure Partners (GIP) en Guacolda, y Mitsubishi en Cochrane. Nos sentimos muy honrados de tener esos socios, estamos muy contentos de trabajar con ellos y contamos con su apoyo.

Ha habido un auge por proyectos de energía renovable no convencional (ERNC). ¿Hay riesgo de sobreoferta de este tipo de iniciativas?

Se pueden dar sobreofertas puntuales en algunas zonas, pero también creo que los inversionistas invierten cuando ven condiciones atractivas para el negocio, en todo tipo de tecnologías. Y si hay riesgo de sobreoferta, yo esperaría que se invierta menos. Estas tecnologías son un aporte, pero tienen problemas de intermitencia y siempre van a necesitar otro tipo de tecnología para las horas en que no estén disponibles para generar.

¿Se ha sobreestimado su aporte?

Las ERNC tienen sus ventajas como todas las tecnologías, y tienen que estar incluidas en la matriz. Pero también se deben incorporar en su justa medida. Aquí no hay una bala de plata, el país requiere de todas las tecnologías. No cometamos el error que nos pasó con el gas argentino, que confiamos mucho, nos cortaron el suministro y después tuvimos problemas. Hay que tener cuidado con las modas. Hay que mirar todas las tecnologías, ver cómo se van desarrollando, cómo se van haciendo más competitivas. Esta es una industria de muy largo plazo, muy intensiva en capital, y por eso hay que tener un portafolio diversificado y también una matriz equilibrada. Nosotros estamos acá para el largo plazo, no para las modas.

¿El gobierno ha apoyado de manera suficiente el desarrollo del sector eléctrico?

Vemos que hay un apoyo importante y, sin duda, es algo que tiene que hacerse.

¿Siente que hay más apoyo ahora que en administraciones anteriores?

Creo que hay un mayor énfasis ahora que antes.

¿A qué cree que responde eso?

A que ahora hay una mayor conciencia de la importancia que tiene el sector.

¿Ese punto de inflexión es atribuible a la agenda energética lanzada el año pasado?

El ministro Pacheco tiene una agenda de energía muy potente, ambiciosa, y eso nos está ayudando en todos los ámbitos. Definitivamente, en el último año ha habido un nuevo impulso y en eso tiene mucho mérito la gestión del ministro Pacheco. No es sólo un discurso, también hay hechos y resultados concretos. Va mucho más allá de las buenas intenciones. La agenda ha sido un instrumento, aunque no el único. Creo que también ayuda el tener un sector privado que cumple. Siempre hemos estado cooperando, construyendo, desarrollando. Y lo queremos seguir haciendo.

La demanda de energía está desacelerada en línea con la economía. ¿Ese escenario resta urgencia para incorporar nueva oferta de energía? ¿Genera holguras?

Mucho más relevante que uno o dos puntos de la demanda es si el año es húmedo o seco. La hidrología afecta más el funcionamiento del sistema, en precio y holguras. La demanda en Chile creció mucho en los últimos 30 años y aunque no esperamos que se repita el mismo ritmo, todavía estamos a niveles de consumo bajo respecto de países desarrollados. Hay espacio para crecer y la moderación actual es algo coyuntural.

“Se está haciendo un esfuerzo por mejorar la economía”

¿Están preocupados por la marcha de la economía?

Obviamente, nos gustaría que estuviera creciendo más, pero confiamos en que debiera recuperarse. Chile tiene grandes activos, como son tener cuentas macroeconómicas muy sanas e instituciones muy sólidas, así que tenemos mucha confianza en el desarrollo y crecimiento del país.

¿Qué focos de incertidumbre están afectando los nuevos proyectos?

Siempre va a haber distintos tipos de incertidumbre, pero además, no hay que olvidar que las economías son cíclicas. Lo básico y fundamental es la solidez de las cuentas macroeconómicas, el grado de inversión que tiene el país, su clasificación de riesgo.

¿Les preocupa la reforma laboral?

Prefiero no referirme a ese tema.

¿Cree que las expectativas económicas mejorarán con la llegada de Rodrigo Valdés a Hacienda?

Nos parece un muy buen ministro, con una experiencia importante en el sector privado, como BancoEstado, que es valorable.

Vemos que el gobierno está haciendo un esfuerzo por mejorar las condiciones económicas del país y esperamos que tenga mucho éxito, porque eso al final es mejor para todos.

Con la reforma tributaria, las empresas deberán optar entre dos regímenes de tributación: renta atribuida o parcialmente integrado. ¿Gener ya decidió?

Ese es un tema que deciden los accionistas de la compañía. Hasta ahora no la han tomado y se va a decidir en una junta de accionistas.

Las empresas están enfrentando una crisis de confianza. ¿Cómo se recupera?

No quiero dar recetas y no puedo opinar por lo que hagan otros. Nosotros somos una empresa muy transparente, que se acerca a las comunidades y que ha cumplido con sus compromisos. Así lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo.