En el marco de la votación de la reforma al Código de Aguas, la Comisión de Recursos Hídricos y Desertificación de la Cámara de Diputados aprobó terminar con el régimen de derechos de agua a perpetuidad, estableciendo que la autoridad solo podrá entregar concesiones de un máximo de 30 años, con posibilidad de prórroga si concurren condiciones específicas.

La recién asumida presidenta de la instancia, diputada Yasna Provoste, junto con destacar los importantes avances concretados en las últimas sesiones de la Comisión, explicó que el nuevo sistema de derechos de uso temporal solo se aplicaría aquellos entregados luego de la entrada en vigencia de la ley, no considerándose su retroactividad, por cuanto ello implicaría un cambio constitucional no considerado en esta normativa, se detalla en la nota publicada en el portal de la Cámara Baja.

Adicionalmente, detalló la legisladora, con votos en contra de la UDI y RN, se aprobó la caducidad de todas las concesiones que no sean utilizadas en un plazo de cuatro años, en el caso de los usos consuntivos, y ocho, para los no consuntivos.

El plazo de contabilización puede suspenderse durante el periodo en que se tramitan evaluaciones ambientales o permisos para obras mayores. Con esto, acotó, se cambia la figura actual, donde el acaparamiento de derechos de agua y la especulación son gravados solo con una patente por no uso del recurso.

La legisladora dijo que se acordó también, con votación dividida, vincular la concesión a un uso específico y cualquier cambio de uso deberá ser solicitado y autorizado, de lo contrario se revocará la concesión.

De esta forma, ejemplificó Yasna Provoste, la concesión que sea entregada para agua potable o riego agrícola no podrá ser usada para industria o minería.

Según evaluó, esta medida pretende evitar que los sectores con mayor poder de compra, como las empresas mineras, terminen acaparando todas las concesiones de uso de agua en las cuencas.