(La Tercera) Por ahora 2015 no asoma como un punto de inflexión para el repunte de la actividad en la construcción. Así se desprende del informe “Balance 2014-Proyecciones 2015”, dado a conocer ayer por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). El documento proyecta un crecimiento de apenas 0,6% en la inversión sectorial para el próximo año.

De acuerdo al estudio, la cifra “se explicaría por un incremento esperado de 3% de inversión en infraestructura, pero contrarrestado por una caída de 4,6% de la inversión en construcción de viviendas”.

Para 2014 el gremio proyecta una contracción de 0,7%. Se trataría de la primera cifra negativa desde el año 2009. Esta baja respondería a un bajo crecimiento en la inversión en infraestructura y a la caída de 3,6% de la inversión en vivienda en los últimos doce meses.

Para Javier Hurtado, gerente de estudios de la CChC, las cifras reflejan “la desaceleración que experimenta el sector desde fines de 2013”. Agregó que esta se debería principalmente a “la menor inversión productiva privada que registra el país”.

Hurtado además explicó que estas cifras podrían significar un importante golpe al mercado laboral del sector. “En septiembre, el empleo en la construcción anotó dos trimestres consecutivos de contracción anual”, dijo el gerente de estudios de la CChC, y estimó que este año el desempleo sectorial “se ubicará en torno a 10,5%”.

Ventas

Respecto a las ventas inmobiliarias, la CChC proyectó que éstas alcanzarán las 60.100 unidades durante el próximo año, equivalentes a una caída de 3,9% comparada con el cierre pronosticado para 2014, que superaría las 62.500 unidades.

En Santiago la baja sería menor, estimada en un 1,1% anual. Esto significaría la venta de 34.600 viviendas.

Las menores ventas proyectadas para el 2015 se deberían, a juicio de la CChC, a las expectativas de menor demanda inmobiliaria, relacionadas principalmente con condiciones más restrictivas de acceso al crédito y, por ende, una menor demanda por créditos hipotecarios.

Hurtado afirmó que este fenómeno está vinculado a “la economía que está creciendo menos, lo que afecta empleo, ingresos y decisiones de compra”, señaló.

Sin embargo, un factor que incidiría al alza sería la futura restricción del crédito especial de IVA a la construcción de viviendas y la aplicación de este impuesto a la venta de casas y departamentos nuevos -incluidas en la reforma tributaria-, que harían anticipar la decisión de compra. “Es una fuerza que incide al alza”, dijo Javier Hurtado. “Es un driver importante, porque si la gente puede anticipar compra, lo va a hacer”.

En cuanto a infraestructura, la CChC mira el panorama con preocupación por la reducción de la inversión privada para el próximo año (-0,9%) que caería a US$ 8.000 millones. A juicio del gremio, de mantenerse esta situación, podría afectar al sector más allá del 2015.