(La Segunda) Un aumento en los precios internacionales de la energía precipitaría las actuales crisis de Irak, con la avanzada de los yihadistas, y Ucrania tras la determinación de Rusia de cortarle el gas a Kiev.

Así lo advirtió la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la que precisa que tan sólo el conflicto del gas entre Moscú y Kiev hizo que el precio del petróleo subiese entre dos y tres dólares por barril, afirmó el secretario general de la OPEP, Abdalá Salem el Badri.

“Hay tensiones”, apuntó Badri, aun cuando todavía sigue llegando a la Unión Europea el gas que pasa por Ucrania. “El mercado se pone nervioso cuando se recorta el suministro”, advirtió.

Algunos analistas temen que Ucrania vaya a reducir el tránsito de gas a la UE para cubrir con ese combustible sus propias necesidades, después de que Moscú cortase el suministro a Kiev por impago.

El Badri consideró justificado el paso dado por la gasista estatal rusa, Gazprom. “Hay un contrato”, apuntó, y además advirtió que la crisis podría agravarse. “No hay confianza cuando un socio no paga”.

Pero, por otra parte, pronosticó un aumento del 52 % de la demanda de petróleo hasta 2035, aunque hoy el Presidente de Ucrania anunció un alto el fuego unilateral en las provincias surorientales donde las tropas gubernamentales combaten a las milicias prorrusas.

“Refinería clave de petróleo”

La crisis en Irak apenas acaba de empezar respecto del avance de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), que lograron hacerse con varias ciudades del norte del país. Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ya proyecta que las metas de crecimiento petrolero parecen estar cada vez más en riesgo por la inestabilidad política y la violencia de los yihadistas que hoy atacaron la principal refinería de petróleo de Irak, en Baiji (Saladino), justo cuando la demanda está repuntando por el fortalecimiento de la economía global.

Irak es el segundo mayor productor de la OPEP y sus ventas desde el norte han estado interrumpidas desde marzo.

La producción de la OPEP también ha sido golpeada por los conflictos en Libia, las sanciones contra Irán por su programa nuclear y el robo de crudo en Nigeria.

La directora ejecutiva de la AIE, Maria van der Hoeven, además prevé en un informe que en el mediano plazo el crecimiento de la demanda podría comenzar a ralentizarse para fines de la década; en parte por los altos precios y porque el crudo no convencional comenzaría a extenderse fuera de Estados Unidos.

Los precios del petróleo treparon a casi 115 dólares por barril (dpb) la semana pasada, su nivel más alto desde septiembre, mientras crecen las preocupaciones en Irak sobre interrupciones en más suministros en el país.

Cabe destacar que más del 60 por ciento del crecimiento del petróleo provendría de Irak.

52%es en lo que proyectan el aumento de la demanda por petróleo hasta 2035.