El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que su país será anfitrión en agosto de una reunión de ministros de energía y minería de los países del G77 (alianza de 133 países en desarrollo) y China, como uno de los 242 puntos de acuerdo de la Declaración de Santa Cruz.

Según el documento, el foco del encuentro será “la gobernanza de los recursos naturales y la industrialización””, y contará con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, entre otros organismos.

La cita se celebrará en la ciudad sureña de Tarija, localidad que tiene el 85% de las reservas de gas del país sudamericano.