(La Nación) “La empresa no ha estado a la altura”, fue la categórica crítica con que el titular de Energía, Marcelo Tokman, apuntó ayer a la firma Geotérmica del Norte (GDN), responsable operativa del proyecto de exploración en El Tatio que, desde el 9 de septiembre, registra una incontrolable fumarola de vapor de 60 metros.

El caso fue analizado ayer por la Corema de Antofagasta que, en sesión extraordinaria, decretó la “paralización indefinida” del proyecto, iniciando un segundo proceso sancionatorio contra GDN, esta vez, tras conocerse los informes de la DGA, Sernatur y Conaf, entre otros, textos que se unen al duro análisis técnico entregado la semana pasada por Sernageomin.

Todos los antecedentes serán enviados al Consejo de Defensa del Estado (CDE) que avalúa una proceso por daño ambiental.

Ahora, la empresa tiene hasta el 13 de octubre para realizar sus descargos por los dos procesos de sanción.
“La empresa efectivamente ha cometido faltas en el cumplimiento de sus compromisos ambientales y, por lo tanto, se arriesga a importantes y al máximo de las sanciones”, dijo ayer el intendente regional y presidente de la Corema Antofagasta, Cristián Rodríguez.

Mientras en la capital se reagendó para la próxima semana la citación realizada por el Ministerio de Minería a Valerio Cecchi, gerente para Latinoamérica de ENEL -firma controladora de GDN-, en la sesión de la Corema de antofagasta expuso el gerente técnico de GDN, Martino Pasti, quien, según la Conama, comprometió el control de la fumarola entre el 4 y, máximo, el 22 de octubre.

A las faenas financiadas por GDN, se agregará la contratación por parte del gobierno de expertos de Australia, Nueva Zelandia e Islandia para evaluar las consecuencias en la zona, confirmó la ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte.

MINISTRO DE MINERÍA

El titular de Minería, Santiago González, descartó preliminarmente ayer que se produzca la revocación del permiso ambiental a la empresa, pues “la idea es seguir adelante con el proyecto”, dijo.

Agregó luego que “este incidente causa un daño a la energía geotérmica, que es algo absolutamente ejecutable y sustentable”, sostuvo González.

En tanto, Tokman manifestó que “todos los proyectos deben mantener una gestión impecable.

Lamentamos este evento no previsto del Tatio, pero damos gracias a que esto haya sucedido en la fase exploratoria, donde el objetivo es recabar información para evaluar si es conveniente autorizar la explotación”, indicó.

“No obstante lo anterior, por una situación puntual, la empresa no ha estado a la altura”, sostuvo el titular de Energía, coincidentemente la misma frase que utilizó en octubre pasado la ministra Uriarte para referirse a HidroAysén, cuando en base a una serie de informes técnicos de servicios públicos objetaron las mega centrales hidroeléctricas en la Patagonia.

Tanto González como Tokman, con todo, hicieron un llamado a no “estigmatizar” la geotermia, pues se trata de una fuente de energía renovable no convencional cuyo “potencial el país no se puede farrear”, sostuvo este último.

Proyectan otras ocho geotérmicas en la zona
La exploración en El Tatio es el primer proyecto geotérmico en la zona, pero no el único.

Otras ocho concesiones serán próximamente adjudicadas, tras el proceso de licitación iniciado el 1 de junio pasado: se trata de los proyectos Aucán I, Aucán II, San Pablo II y Alitar, en Calama y Ollagüe, además de las geotérmicas Tuyajto 1, 2, 3 y 4, todas situadas en San Pedro de Atacama.

Otras doce concesiones esperan adjudicación en las regiones de Arica, Atacama, Metropolitana, O’Higgins, del Maule y la Araucanía.

Fuente / La Nación