No sólo las aguas se mueven en Southern Cross. Los problemas energéticos por los que está pasando nuestro país tras la reducción de importaciones de gas argentino «prendieron la luz» a los máximos ejecutivos del fondo de inversión, quienes vieron una importante oportunidad de ingresar en un mercado hasta entonces desconocido para ellos: el eléctrico.

Desde hace unos meses este negocio ya ronda por sus cabezas, y los últimos días de febrero o a inicios de marzo comenzarán a concretar esta idea anunciando un proyecto en la zona centro-sur del país.

La idea del fondo de inversión es ambiciosa: construir una central generadora que tenga capacidad para 300 o 400 MW, los que incluso pueden ser ampliados. Una referencia: la central más grande de Chile, Ralco, tiene una potencia generadora de 570 MW.

Pero esto implica no pocos recursos; según cercanos al fondo, éste invertiría entre US00 millones y US00 millones en este proyecto.

Esta iniciativa se sumaría a la serie de nuevos proyectos que están contemplados en este sector. Uno de los más importantes son las centrales hidroeléctricas que pretende construir Endesa en Aisén.

Tras ellas, y a menor escala, están proyectos como Palmucho, San Isidro II, Quilleco, Ventanas III, Guacolda III, Alfalfal II, Las Lajas o La Higuera.
Fuente: El Mercurio.