Esta semana será clave para el proyecto de Gas Natural Licuado (GNL). Finalmente, y luego de múltiples retrasos, el 15 de este mes será adjudicada la construcción y abastecimiento de la iniciativa que encabeza la Enap.

Con una inversión cercana a los US00 millones, esta iniciativa ha sido defendida por el Gobierno como una de las mejores opciones para diversificar la matriz energética nacional y, tras múltiples aplazamientos y dudas respecto de cuán efectiva es, finalmente verá la luz.

Más aún si todavía no hay certeza de quiénes pueden ser los ganadores de la licitación. En el mercado, la apuesta apunta a British Gas.

Y si bien la iniciativa tiene asegurado un “pool de consumidores” -Enap, Metrogas, Endesa, Colbún y AES Gener-, las dudas que aún existen respecto del precio de ingreso del gas natural a Chile podrían hacer que el proyecto no logre uno de sus principales objetivos: que las empresas generadoras inviertan en centrales para abastecer al país.

Pero el panorama puede complicarse. La razón, según el socio de Electroconsultores, Francisco Aguirre, es la fuerte alza experimentada en el precio del gas natural en el mundo, motivada principalmente por el aumento en el precio del petróleo, que aún no se estabiliza.

Si a mediados del año pasado el Gobierno aseguraba que el gas entraría a Chile con un precio de US el millón de BTU, Aguirre apuesta que éste se elevará incluso en dos o tres veces su precio.

Un alza nada despreciable, tomando en cuenta que, a pesar de que el pool de consumidores ya tiene sus inversiones realizadas, la idea del Gobierno es potenciar inversiones nuevas, las que serían menos viables con estos precios.

Más aún, Aguirre destaca que el bajo precio con el que ingresa el gas desde Argentina -que luego de la crisis de 2004 casi se triplicó, alcanzando, según dice, cerca de US,5 el millón de BTU- hará que los inversionistas opten por seguir abasteciéndose con gas trasandino y, sólo cuando haya escasez, con GNL. Con esto, y con la salida de energías de más bajo precio, la idea del “take or pay” (compromiso de compradores a adquirir una cantidad determinada de gas), básico para hacer rentable el GNL, queda en “veremos”.

Cálculo

El Gobierno preveía un valor de US el millón de BTU.
Fuente: El Mercurio.